El 8 de abril de 1843 llegaron los primeros inmigrantes a la Colonia Tovar, un pueblo del estado Aragua, en Venezuela.  Se trataba de 372 alemanes, traídos, por una idea de Agustín Codazzi, para ser residenciados en unos hermosos terrenos, situados a 2 mil metros de altura.

La Colonia Tovar es uno de esos lugares tranquilos y apacibles que recibe muchos visitantes los fines de semana para respirar aire puro, comprar frutas y verduras frescas y dar un agradable paseo. Este pequeño pueblo con aires y vida de Alemania se encuentra en las afueras de la ciudad de Caracas, al norte del estado Aragua.

 Una idea de Codazzi

Entre 1810 y 1830 Venezuela fue azotada por un sinfín de calamidades, como el terremoto de 1812, la peste de 1818 y fuertes desestabilizaciones políticas. El resultado de ello fueron 60 mil víctimas, que se suman a los 150 fallecidos que dejaron las guerras de Independencia, por lo que había una gran necesidad de manos para trabajar la tierra.

Tipica construcción de la Colonia TovarEsto llevo a que los gobernantes buscaran la traída de inmigrantes europeos al país y el 12 de mayo de 1840 el Congreso Nacional aprueba la Ley de Inmigración que establece préstamos blandos a los empresarios que trajeran inmigrantes. Bajo estas circunstancias, se produce la carta de Angel Quintero a Agustín Codazzi, marcando el inicio del proceso de la Colonia Tovar. Por otro lado, en el Gran Ducado de Baden, región del suroeste alemán, se producían serios problemas que afectaban a la población agrícola. Esta región fue devastada por diferentes guerras que dejaron a los campesinos y sus tierras en condiciones precarias y con un excedente de población.

A partir de esta situación, Angel Quintero, quien fungía como Ministro del Interior y Justicia, dirige una carta a Agustín Codazzi solicitando un informe de las tierras posibles de ser colonizadas por inmigrantes europeos. Codazzi se fija en unos terrenos de la cordillera de la costa aragüeña, más exactamente en unos valles de suaves pendientes que pertenecían a Manuel Felipe Tovar, quien se ofreció donarlas. Esos bellos parajes fueron bautizados como el Palmar del Tuy, después fueron oficialmente denominados Colonia Tovar. En junio de 1842 viajan a Europa Agustín Codazzi y Alexander Benitez para realizar las gestiones finales referentes a la traída de los colonos. Una vez embarcados, comienzan una travesía de mucho sufrimiento. Finalmente, el 04 de marzo de 1843, llegan al Puerto de la Guaira, pero no pueden desembarcar, pues se declara en cuarentena a la barca.

Logran dejar el barco en Choroní y descansan 10 días antes de iniciar el viaje a Maracay,  Museo de la Colonia Tovarhasta que llegan a su destino, el 08 de abril de 1843. El 22 de marzo de 1852 Manuel Felipe Tovar firma el documento definitivo de donación de las tierras de la Colonia Tovar. En 1964, durante el Gobierno de Rómulo Betancourt, se decreta a la Colonia Tovar y áreas adyacentes como zonas de interés turístico. Poco a poco y aprovechando las excelentes condiciones climáticas de la zona, así como la gastronomía propia de su nativa Alemania y la habilidad de los colonieros para la fabricación de toda clase de artículos artesanales, fueron comprendiendo los nativos de la región, las espléndidas posibilidades turísticas del valle.

El primer hotel que se construyó fue el Selva Negra, al cual siguieron el Kaiserstuhl y el Drei Tannen. Posteriormente, seconstruyeron el Bergland, Alta Baviera, Edelweiss y muchos más, convirtiendo a la Colonia Tovar en uno de los primeros focos turísticos del país y sin lugar a dudas, el de mayor ingreso per cápita de Venezuela, en proporción a su población.

Geografía colonial

La Colonia Tovar fue fundada para un desarrollo agrícola e industrial. Hoy en día, esta región depende básicamente de la agricultura y del turismo. Su núcleo está compuesto por un aproximado de 10 mil personas, siendo la población en realidad mucho mayor, ya que en todo el municipio Tovar hay unos 18 mil habitantes, además de la infinidad de personas que han construido su casa de descanso en este idílico lugar. (Edda Pujadas/Díario La Región)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*