Juan Manuel SantosEn el marco del día mundial anticorrupción el presidente de la República, Juan Manuel Santos; el coordinador residente de la ONU en Colombia, Bruno Moro; el procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez; el Fiscal General, Eduardo Montealegre y el secretario de Transparencia de la Presidencia de la República, Carlos Fernando Galán, entre otras personalidades políticas y artísticas se dieron cita en el Congreso de la República para debatir acerca del flagelo de la corrupción que azota al país.

Según el presidente Santos la lucha contra la corrupción en el país ha avanzado gracias a la coordinación entre los organismos de control. “Eso nos ha permitido dar unos golpes muy fuertes, que en muchos casos es la punta del iceberg, pero eso en cierta forma ha destapado muchas ollas podridas”, aseguró el mandatario. 

Durante su intervención, el presidente, señaló que el aumento en la percepción de corrupción se debe precisamente a la labor de control de las autoridades: “La corrupción no se desbordo. La corrupción estaba ahí. Lo que pasa es que la estamos combatiendo con más contundencia y con más visibilidad, entre otras cosas porque no hay nada más efectivo de la lucha contra la corrupción que la luz de la opinión”.

El fiscal General, Eduardo Montealegre, señaló por su parte que la respuesta oportuna de la justicia es fundamental en la lucha contra la corrupción. Para Montealegre la demora en la actuación de la justicia contribuye a que los grandes fraudes y malversaciones continúen sucediendo.

Así mismo, Montealegre señaló que gracias al sistema penal acusatorio la sociedad puede jugar un papel más activo en el control de los procesos judiciales y que la opinión publica y los medios de comunicación contribuyen a garantizar la mayor trasparencia en los procesos.

“No debe preocuparnos la injerencia de los medios en los grandes casos, desde que gire entorno a la oralidad, diseñada para transparencia y articulación entre justicia y sociedad civil”, dijo Montealegre, refiriéndose al papel de los medios en el cubrimiento de los procesos judiciales.

El procurador general, Alejandro Ordóñez, señaló que el paradigma cultural de que el ejercicio de la autoridad es una ocasión propicia para lucrarse de ella, ha hecho un profundo daño al ejercicio de las funciones públicas y ha sacrificado el interés general en aras del interés particular. “La autoridad es para el bien común”, recordó.

Otro aspecto analizado por el jefe del Ministerio Público es la tendencia a hacer apología de los derechos, pero con una paralela huida de los deberes. Al respecto indicó que cualquier límite social que se quiera definir para los derechos individuales es hoy señalado como discriminación: “eso genera una justificación de cualquier decisión pública para satisfacer individualmente determinadas garantías”, puntualizó. 

De otra parte se refirió a la crisis de valores que enfrenta la sociedad y a la importancia de la familia y de la educación para la formación de nuevos ciudadanos. Señaló al respecto que las cualidades individuales construyen las virtudes públicas y permean las condiciones sociales: “Nunca antes habíamos hablado tanto de transparencia, de convenios y conferencias para la discusión de políticas contra la corrupción, y nunca antes habíamos vivido tanto drama por estos hechos que deslegitiman a la sociedad”, dijo.

Finamente, el secretario de transparencia de la Presidencia de la República, Carlos Fernando Galán, invitó a la sociedad en su conjunto a ejercer mayor control sobre los presupuestos y las obras públicas: “ya sea en la obra de barrio o en la mega obra el ciudadano debe estar vigilante para que los recursos no se pierdan”, dijo el funcionario.  (Semana)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*