Problemas con la ley y con el peso no detuvieron a Julio César Chávez Jr,  quien  retuvo su faja peso medio del Consejo Mundial de Boxeo, venciendo por decisión a Marco Antonio ‘Veneno’ Rubio en pelea efectuada en el Alamodome de San Antonio, Texas. En el otro combate titular en el peso supergallo,  Nonito Donaire superó también a los puntos al boricua Wilfredo Vásquez.

Rubio (53-6-1, 47 nocauts) contó con una minoritaria pero sonora fanaticada en el estadio tejano. Y los animó desde el saque, avanzando con su jab y tiros al cuerpo al sonar la campana. Chávez (45-0-1-1, 31 nocauts) boxeó defensivo, buscando meter sus golpes cuando Rubio pausaba su ataque. Intercambiaron papeles al arrancar el segundo, con Chávez siendo el agresor y acorralando contra el ensogado a su rival en dos ocasiones.Chavez Jr vence a Veneno Rubio

En el tercero, el Junior conectó solido a Rubio con un derechazo a la cara, mientras el Veneno ponía presión. Chávez fue más agresivo en el cuarto y continuaba acumulando asaltos a su favor.

Un gancho de izquierda en el hígado hizo que Rubio se doblegara mientras su rival lo castigaba en una de las esquinas neutrales, en el quinto. Poco después, Rubio conectó un golpe bajo que le costó infracción de un punto. Otro foul a los planos bajos conectado por Rubio detuvo la acción momentáneamente en el sexto, pero no hubo penalidad.

Luego de la pausa, Rubio se tornó en el agresor, pero el hijo de la leyenda boxística mexicana retomó el control al final del round seis.

Rubio ganó un séptimo asalto disputado en el cuerpo a cuerpo y sacudió a su contrario con una izquierda fuerte en la frente.

Chávez abandonó el jab y se fue al ‘toma y dame’ en el octavo, con éxito. A pesar de sus problemas en el acuartelamiento, no parecía estar quedándose sin energías.

Rubio tambaleó a Chávez con varios golpes en el undécimo, pero Julio César retomó la ofensiva en el asalto más emocionante de la pelea. Luego apretó en el último round, para llevarse la decisión.

Chávez ganó por decisión de los jueces 118-110, 116-112, y 115-113.

 Vasquez no pudo

 El púgil boricua Wilfredo ‘Papito’ Vázquez, hijo, falló en su intento de recobrar el título 122 libras de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), cuando el filipino Nonito Donaire lo dominó por decisión dividida ante 14,120 parroquianos en la misma arena del Alamodome de esta ciudad.

Levi Martínez y Don Trella votaron 117-110 para Donaire. El mexicoamericano Rubén García vio la pelea 115-112 para Vázquez.

“Me rompí la mano izquierda en algún momento entre el segundo y cuarto round. No la podía mover”, dijo el ganador luego de la decisión. “Vázquez fue más duro de lo que pensaba”.Nonito Donaire y Vasquez

Vázquez también tuvo elogios para el filipino.

“Donaire es bastante rápido. Me conectó bien. Me sorprendió porque me conectaba cuando estaba fuera de balance”, expresó el perdedor. “Pienso que lucí bien”.

Luego de la campana final, ambos hablaron en el centro del ring, y parecieron resolver sus diferencias. Donaire y Vázquez tuvieron varios altercados verbales en las pasadas semanas, y un encontronazo en la conferencia de prensa.

Donaire (28-1, 18 nocauts) lucía seco y sin muestras de sudor en su cuerpo cuando subió al ring con una versión ‘techno’ e instrumental de la canción ‘The Final Countdown’ (El Conteo Final), de la banda de rock Europe.

Vázquez (21-2-1, 18 nocauts) arribó portando una bandera de México en su mano derecha, lo que le ganó un sonoro aplauso por parte de la fanaticada, y al ritmo de la canción ‘Todo tiene su final’ del salsero ponceño Héctor Lavoe.

Al inicio del combate, Vázquez salió con la guardia alta y circulando hacia su izquierda en el centro del ring.

Ambos jabearon y Donaire intentó dos derechazos en contragolpe. El boricua, muy precavido, pasó con movimientos de cintura varios avances del filipino. Pero Donaire cerró con recto derecho a la cara.

Donaire salió con su jab en el segundo. Pegó un sólido derechazo y otra mano al cuerpo. Vázquez reaccionó pegándose en los abdominales, como muestra de fortaleza.

El filipino pegó sus primeros dos golpes fuertes -uno arriba, otro abajo- a mediados del segundo round. Vázquez no respondía con ofensiva, pero le hizo un amague al filipino cuando el árbitro los separó al final de la vuelta.

Vázquez salió corriendo al inicio del tercero, pero se topó con Donaire en el centro del ring y no tiró golpes. Aunque mantenía una guardia alta, sus ojos ya estaban rojos y comenzando a inflamarse.

Ante la inactividad del boricua, Donaire comenzó a burlarse. Luego pegó un barrecampos que llevó a Papito a la esquina. El filipino le cayó encima a golpes, pero el bayamonés resistió el embate y coló dos veces su golpe más poderoso: el gancho de izquierda al mentón. Sacudió a su rival, pero no por mucho tiempo. Donaire retomó la ofensiva al cierre del capítulo.

El ritmo bajó en el cuarto y Vázquez coló un buen jab en dos ocasiones. La segunda vez, Donaire asintió con la cabeza.

Pero el filipino era el cazador, asechando a su presa con rápidos movimientos. Vázquez parecía concentrado en mantener su hermética defensa, olvidando la ofensiva por largos periodos.

Donaire metió una derecha larga al sonar la campana y Wilfredo volvió a guapear cuando mientras el árbitro los separaba.

En el quinto ya Donaire tenía las manos abajo y actuaba despreocupado por la ofensiva contraria. El bayamonés tiró en varias ocasiones, pero recogía sus manos rápido y era clara su preocupación ante los potenciales contragolpes del filipino. Aún así, coló un buen 1-2 a mediados de vuelta, seguidos poco después por su mejor pegada en lo que iba del encuentro, un recto de derecha.

Vázquez abrió la sexta vuelta con dos jabs al cuerpo del filipino. Luego, con Donaire contra las cuerdas, pegó otro derechazo. Lo volvió a acorralar poco después, pero en la segunda ocasión el filipino se escabulló.

Vázquez finalmente tomó la ofensiva en el minuto final del round, pero hubo poco contacto de ambas partes. Donaire parecía comenzar a cansarse. Fue el primer episodio que pudo haber ganado el boricua en las tarjetas de los jueces. Vázquez tenía el rostro muy marcado por los golpes y sangrando levemente. Nuevamente ‘guapeó’ tras sonar la campana.

Donaire fue pausado en el séptimo. Una de sus derechas fuertes sacudió a su rival levemente. El boricua comenzó a pelear en el cuerpo a cuerpo, con éxito. Su agresividad hizo que el público gritara a coro su apellido.

Luego de una pausa por un golpe bajo que le conectó Donaire, el bayamónes lo hizo retroceder con una serie de jabs y rectos.

Y el resto del combate fue básicamente el mismo patrón. Donaire peleando en riposta y tirando por ráfagas y Vázquez presionando, pegando en los planos bajos, y buscando un golpe de suerte para acabar el combate. Pero, en ningún momento el boricua pareció lastimar al filipino, que hacía su primer combate en las 122 libras. (Endi)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*