La tormenta tropical Isaac alcanzó este sábado Cuba con vientos máximos de 95 km/h, causando abundantes lluvias en buena parte de la isla, tras azotar la devastada Haití, donde dos personas murieron y 5,000 tuvieron que ser evacuadas. Cuba

Florida decretó el estado de emergencia en el sur de su territorio ante el avance del ciclón, que podría convertirse en huracán al impactar su costa el domingo.

La tormenta tropical llegó al extremo suroriental de Cuba a las 11H20 (15H20 GMT) y “tocó tierra por una zona muy próxima a Punta de Maisí, al este de Guantánamo”, dijo por televisión José Rubiera, jefe de pronósticos del Instituto de Meteorología cubano.

Las provincias orientales cubanas de Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma, Las Tunas, Holguín y Camagüey, que abarcan casi la mitad del territorio nacional, recibieron en estado de alerta a Isaac y miles de turistas extranjeros y lugareños fueron evacuados preventivamente desde la costa a lugares más seguros.

Isaac se mueve por Cuba a 28 km/h con rumbo noroeste, lo que es “muy favorable a nosotros, pues hace que esté menos tiempo sobre el territorio y saldrá más rápido al mar”, dijo Rubiera.

En su último parte de las 18H00 GMT, el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos confirmó que la tormenta se encontraba 65 km al norte de Guantánamo y 525 km al sur-sureste de Nassau, capital de Bahamas, con vientos máximos sostenidos de 95 km/h mientras y desplazándose al noroeste a 28 km/h.

“El centro de Isaac ahora está cerca de la costa norte del este Cuba. En el trayecto pronosticado, el ojo del ciclón debe moverse cerca o sobre el este de Cuba esta tarde (sábado), cerca o sobre el centro de Cuba esta noche y se desplazará cerca o sobre los Cayos de Florida y el sur de la península de Florida el domingo o domingo en la noche”, añadió el CNH.

Las lluvias provocadas por Isaac “continuarán incrementándose gradualmente en las provincias orientales”, que soportan una sequía, “llegando a ser fuertes e intensas desde la tarde de hoy” (sábado), dijo el Instituto de Meteorología cubano, quien alertó de fuertes marejadas e inundaciones moderadas.

El Consejo de Defensa de Holguín ordenó “la preparación de los albergues para la recepción de evacuados, entre ellos los que recibirán personas de otras provincias (…) y las medidas para la protección de más de 5,000 turistas extranjeros y nacionales hospedados en los hoteles” de playas donde puede entrar el mar, dijo la Agencia de Información Nacional (AIN).

En Granma “ brigadas de cirugía médica fueron ubicadas en localidades que pueden quedar aisladas, mientras enfermos crónicos y embarazadas cercanas a la fecha de parto están donde pueden recibir la debida atención”, agregó la AIN.

Por otra parte, blogueros cubanos comentan que las lluvias podrían complicar la lucha contra un brote en curso de la fiebre del dengue mediante la creación de más áreas de cultivo para el mosquito Aedes Egypti, el mosquito que transmite la enfermedad.

En Haití, una niña murió el sábado al desplomarse una pared de su casa y una mujer de 51 años pereció tras la caída de un tejado, mientras 5,000 personas y 18 campamentos de desplazados víctimas del terremoto de 2010 debieron ser evacuados, dijo Gonzague Day, un representante del gobierno para el oeste de Haití, al ofrecer un primer balance tras el paso de la tormenta.

Carpas y techos fueron arrasados por los vientos y árboles arrancados de raíz por los fuertes temporales de viento y lluvias torrenciales, mientras que en Puerto Príncipe la electricidad fue cortada y las comunicaciones vía internet estaban “perturbadas”, comprobó un corresponsal de la agencia de noticias.

La tormenta azotó Haití cuando la reconstrucción del país tras el terremoto de hace más dos años en el que perdieron la vida más de 250,000 personas se encuentra lejos de estar acabada y más de 400,000 personas viven todavía en campamentos de desplazados.

IsaacEn tanto, el gobernador de Florida, Rick Scott, declaró el sábado el estado de emergencia en el sur del estado, pero aseguró que la Convención Nacional Republicana que empieza el lunes sigue en pie y debe reunir a más de 50,000 personas.

“Mientras Florida enfrenta otra tormenta tropical, nuestro equipo de respuesta al estado de emergencia está preparado para estos tipos de eventos durante el año”, dijo Scott, quien señaló que la alerta es una medida de precaución para que agencias locales, estatales y federales estén preparados en caso de desastre natural.

El gobernador exhortó, sin embargo, a la población a tomar las medidas acordes para casos de huracán y precisó que por ahora no está previsto el cierre de aeropuertos.

En el Golfo de México, los operadores de gas y petróleo también procedieron a evacuar a su personal ante la inminencia de la llegada de la tormenta tropical, entre ellas BP, que desalojó a sus trabajadores de su plataforma Thunder Horse, la mayor instalación en el mar de perforación y producción del mundo. (AFP)