En Charlotte, Carolina del Norte, el Partido Demócrata buscará que los estadounidenses renueven la confianza y el entusiasmo con que eligieron a Barack Obama en 2008. La primera dama Michelle Obama y el joven Julián Castro, las estrellas de la primera jornada

Crédito foto: EFE
 

 

Con un golpe de martillo, la presidente del Partido Demócrata, Debbie Wasserman-Schultz, inauguró este martes en Charlotte, Carolina del Norte, la convención nacional con la que los delegados de todo el país pondrán en marcha la última etapa de una campaña electoral que no termina de tener un claro ganador. “Esta convención tiene como fin que los estadounidenses se unan para construir una economía, no desde la cima hacia abajo, sino desde el centro”, dijo Wasserman Schultz. Antes de su discurso, un video mostró al fallecido senador Edward Kennedy hablando en la convención de 2008, en Denver, en la que fue nominado Obama. “El trabajo comienza otra vez, la esperanza crece otra vez y los sueños se mantienen vivos”, decía Kennedy por entonces.

 En la jornada del martes, está previsto que intervenga medio centenar de oradores. Tras la bendición del obispo Nicholas de la Iglesia Griega Ortodoxa de Detroit, la interpretación del himno nacional corrió a cargo de la cantante y artista de la serie de TV Glee Amber Riley.

 Dos discursos generan la mayor expectativa este martes: Michelle Obama hablará sobre el lado humano de su marido ante 6.000 delegados reunidos en el Time Warner Cable Arena, mientras que, a nivel político, el plato fuerte será el discurso del alcalde de San Antonio (Texas), Julián Castro, un joven político hispano que se subirá al podio que en 2004 catapultó a Barack Obama a la política nacional.

A días de cumplir 38 años, Castro pasará a la historia como el primer hispano en pronunciar el discurso principal en la inauguración de una Convención Demócrata. “Por supuesto que estoy un poco nervioso”, dijo a la AFP el jóven y carismático político, quien será presentado por su hermano gemelo, el representante por Texas Joaquín Castro, lo que “desde el punto de vista personal es emocionante”, agregó.

 Castro adelantó a la AFP que narrará su historia personal “como reflejo del sueño americano”: “Quiero hablar de cómo Estados Unidos fue una tierra de oportunidades en el pasado y, más importante aún, de qué tipo de ajustes tenemos que hacer para que sea una tierra de oportunidades en el futuro”.

 El lugar que ocupará Castro esta noche es percibido por expertos políticos como una tribuna clave para observar a líderes que el partido puede apuntalar de cara a las próximas elecciones, algo especialmente importante ahora que los demócratas necesitan un nuevo liderazgo para las presidenciales de 2016.

 La primera dama, por su parte, dará un discurso “personal y apasionado” sobre el presidente, sus valores y las experiencias que han marcado su vida, indicó Josh Earnest, el vocero adjunto de la Casa Blanca. Hablará sobre la preocupación de Obama “por las dificultades que está pasando la clase media” y las medidas que ha tomado para “fortalecerla e impulsar que el país siga hacia adelante”. “Estaré en casa y estaré viéndolo con nuestras hijas. Y voy a intentar que no vean a su padre llorar, porque cuando Michelle comienza a hablar, se me humedecen los ojos“, dijo Obama el martes ante más de 11.000 personas en la estatal Universidad de Norfolk, de mayoría afroamericana.

 El ex presidente Jimmy Carter se dirigirá a la audiencia vía video y también hablará el alcalde de Los Ángeles (California), Antonio Villaraigosa, el primer presidente hispano de una convención en la historia de Estados Unidos.

 Entre los oradores destacados, estará el gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, quien ofrecerá un contraste entre las políticas demócratas y el candidato republicano Mitt Romney, quien también fue gobernador de ese estado. También estará Rahm Emanuel, actual alcalde de Chicago y ex jefe de gabinete de Obama, así como la teniente general retirada Claudia Kennedy, la primera mujer en alcanzar el rango de general de tres estrellas en el Ejército estadounidense.

 Dos ciudadanos anónimos hablarán, además, de cómo las políticas del presidente han afectado a sus vidas. El primero es el joven Ryan Case, quien explicará los beneficios que ha aportado a su familia la reforma sanitaria aprobada por Obama en 2010 y que establece el seguro médico obligatorio. La otra es Elaine Brye, una madre de militares que se encargará de introducir el discurso de la primera dama y destacará “el fin responsable” de la guerra en Irak bajo el mandato de Obama.

 La hermana de Obama, Maya Soetoro-Ng, y el hermano de la primera dama, Craig Robinson, también hablarán durante la primera jornada de la convención que concluirá el jueves cuando Obama acepte formalmente la nominación. El presidente, por su parte, hablará el miércoles en un estadio con capacidad para 73.000 personas.

 Tras comenzar su convención, los demócratas aprobaron un plan de gobierno que promete mantener el curso actual en un eventual segundo gobierno de Obama, al proponer impuestos más altos para los ricos e inversiones en infraestructura y servicios. Para América Latina, mantienen el apoyo a la cooperación antidrogas, impulsar más libertades en Cuba y Venezuela y aumentar el comercio. Asimismo, los demócratas reafirman su compromiso con una reforma migratoria integral.

 

La carrera para ganar la presidencia sigue siendo bastante reñida, con Obama superando a Romney por apenas un punto, 47% contra 46%, un empate técnico, según un sondeo de la firma encuestadora Gallup divulgado el lunes. La encuestadora concluyó que la Convención Nacional Republicana realizada la semana pasada en Tampa (Florida) no otorgó a Romney el impulso que tradicionalmente dan esos eventos. Ahora se espera ver cómo Obama aprovechará su momento el jueves, cuando sea su turno de aceptar la candidatura en una fanfarria que será transmitida a todo el país por los canales de señal abierta.

 Entre el electorado hispano, considerado clave para ganar la presidencial, Romney sí tuvo una leve mejoría de percepción tras la convención, gracias a su promesa de crear más empleos, pero aunque “alcanzó el 30% de confianza” de estos votantes, Obama lo sigue superando por el doble: más de 60%.

 Mientras los demócratas se reúnen en la convención en Charlotte, Romney se dedicará a preparar los cruciales debates que sostendrá con Obama en octubre. (Tomado de Infobae. Fuente: AFP – DPA – EFE)

One Comment

  1. Pingback: Emotivo discurso de Michelle Obama en la convención demócrata | surflorida.com

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*