Inmigrantes sin la debida documentación expresaron el jueves insatisfacción con los demócratas porque durante su convención reiteraron su apoyo a la reforma migratoria mientras las deportaciones continúan creando temor a diario entre numerosas familias hispanas en todo el país.

Varios de los 40 inmigrantes sin documentos que viajaron durante seis semanas desde Phoenix hasta esta ciudad para coincidir con la convención de tres días, expresaron a AP su escepticismo incluso con la intervención en horario estelar que realizó la víspera la mexicana Benita Veliz para exponer los argumentos a favor del Dream Act.

Hispanos insatisfechos

Ireri Unzueta Carrasco, una mexicana de 25 años a quien sus padres llevaron sin autorización a Chicago a la edad de siete, dijo que Veliz “realmente no dijo mucho. Qué bueno que la dejaron hablar, pero es un lip service (una declaración de la boca para afuera) para la comunidad, porque todavía siguen las deportaciones. Hablar en un podio no va a cambiar la realidad”.

Unzueta es una de las 40 pasajeras del Undocubus, una iniciativa de la organización activista No Papers, No Fear (Sin Papeles, Sin Miedo), que desde el 28 de julio han visitado varias ciudades estadounidenses para retar al presidente Barack Obama a que decida cuál prefiere que sea su legado como presidente: el que apoya a los inmigrantes no autorizados o el que ha realizado más deportaciones que nunca. (AP)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*