Andrés Antonio Ospino, de 43 años, brinda su sentido testimonio para una propaganda de la Gran Misión Vivienda Venezuela: “Yo tenía 8 años, murió mi mamá y quedé (como) un niño de la calle. Lo que me pasó a mí no lo quería para mis hijos. Me gustaría que vieran el cerro donde yo vivía. Hasta que llegó el Bolívar este, el hombre que sacó a mi familia de abajo (muestra un retrato del presidente Hugo Chávez)”. Pero hay más: “Nunca me imaginaba, ni trabajando toda la vida, vivir acá… Yo tengo un dicho que dice así: ‘Primero Dios, segundo mi Comandante'”. Capriles-Chávez

Mensajes como este forman parte de la batería propagandística que despliega el actual Gobierno venezolano tanto en medios públicos como privados, a través del artículo 10 de la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión.

Si bien es ahora que el Consejo Nacional Electoral da el pistoletazo de salida para la campaña electoral con miras a las elecciones presidenciales del 7 de octubre, para nadie es un secreto que la misma inició desde hace mucho tiempo: en el caso de Hugo Chávez, él está en campaña permanente; mientras que a Henrique Capriles, las primarias del pasado 12 de febrero le permitieron ir abonando el terreno para sembrar sus mensajes clave. 

En eso coinciden dos expertos de la comunicación, Marcelino Bisbal y Antonio Pasquali, quienes analizan lo que ha pasado hasta ahora en ambas campañas y lo que se avizora desde hoy.

Lo primero que destaca Bisbal es la brecha generacional entre ambos candidatos, “hecho este que en perspectiva de comunicaciones ya marca una diferencia”. Chávez arriba el próximo 28 de julio, a los 58 años de edad; 17 días antes, Capriles habrá cumplido 40. El otro aspecto que apunta el profesor universitario es la salud de ambos, lo cual se refleja en su palabra y acción.

“En el caso de Capriles, las grandes movilizaciones, las visitas cara a cara y casa por casa, están siendo aprovechadas comunicacionalmente y además bien aprovechadas. En el caso del candidato-presidente, la cosa cambia, hasta ahora no ha recorrido el país más allá de lo que le permiten las ondas radioeléctricas”, observa. 

A propósito de ondas, Pasquali considera que, en efecto, hay una fuerte hegemonía mediática del lado presidencial; sin embargo, aclara que la “presencia en medios no es sintonía”. “Chávez habla en círculo cerrado, para gente ya convencida. Pierde su tiempo. Capriles desarrolla una estrategia de trato humano directo, mucho más eficaz, con pocos medios de los viejos como intermediarios. Estar en televisión, hoy día, es ser perdedor”.

Capriles Con ideas como “Hay un camino” y “El autobús del progreso”, el candidato de la oposición apela al progreso del país como sinónimo de modernidad, según Bisbal. Por el lado oficial, mensajes como “¡Pa’ lante Comandante” y “Chávez, corazón de la Patria” refieren, de acuerdo al especialista, al continuismo. El también director de la revista Comunicación del Centro Gumilla explica que el mensaje de Chávez dice indirectamente, “Sin mí aquí, habrá ingobernabilidad y estallidos sociales”. 

Pasquali hace referencia a la reciente frase presidencial: “El que no es chavista no es venezolano”, y lo compara incluso con el terrible grito que empleaban los indios Caribe: “Ana karina rote (Solo nosotros somos gente)”. “Su mensaje clave lo condensó Chávez, magistralmente, en esa sentencia… Creo que ningún tirano conocido, de Nabucodonosor a hoy, había llegado a tanto. El de Capriles, ‘Hay un camino’, ingresemos a la modernidad, permanezcamos unidos, es pura positividad, concordia, amistad y pragmatismo anti bla-bla-blá”.

Hegemonía comunicacional 

Marcelino Bisbal describe el atronador dominio gubernamental sobre los llamados massmedia. Ese parque gubernamental, dice, se ha diversificado desde 2002 creando nuevos medios no solo en el campo de la radiodifusión, sino también en el medio impreso, hasta llegar al espacio digital. “Este complejo de medios ‘públicos’ exhibe un buen dotado equipamiento tecnológico que le permite alcanzar casi todo el territorio nacional y fuera del país”, afirma.

Antonio Pasquali es más preciso: “Según informaciones oficiales, el Gobierno dispone hoy de seis televisoras (de alcance nacional y continental, como Telesur), 40 televisoras comunitarias, unas 100 emisoras radiales y unas 400 comunitarias, tres periódicos nacionales y unos 100 comunitarios, una agencia de noticias (AVN), incontables sitios web, una central de twitteo presidencial con 200 empleados y un presidente que lleva 260.000 minutos hablándole al país, casi una hora diaria”. 

Sin embargo, Bisbal suelta un dato alentador para Capriles. “El término ‘medios’ tiene una connotación muy amplia. No nos referimos solamente a los massmedia, sino a otros lugares-espacios que se activan y funcionan como medios. Así, Capriles ha hecho un uso extensivo de la calle”.

¡En su marcas, listos..! 

Desde las 12:00 de la noche de hoy inició formalmente la campaña electoral, según normas del CNE. Las calles se llenarán de caravanas, pendones, pero sobre todo, de gente apoyando a una u otra opción. Igualmente, medios tradicionales y redes sociales, serán también escenario de batalla. Chávez

Antonio Pasquali, autor del famoso libro Comprender la comunicación (1970), entre otros, pronostica un escenario no muy alentador para Capriles y sus partidarios. “Las limitaciones impuestas por el CNE serán solo para la oposición; Chávez seguirá haciendo lo que le dé la gana, el gobierno continuará amenazando e induciendo al silencio las voces de la disidencia. El ventajismo oficial será cada día más patente”.

Marcelino Bisbal agrega que en el caso de la campaña de Chávez, “lo que pronosticamos será un uso más extensivo de lo massmediático, escasas concentraciones de masas, más promesas y misiones -siempre ha sido así en las últimas campañas electorales-, más dinero público lanzado a la calle para aquietar y comprar conciencias y más polarización y división del país. En el caso de Capriles, la campaña hasta ahora está bien clara: aprovechar su vitalidad, sus ‘ganas’, su fuerza generacional y de futuro, y seguir recorriendo el país”.

Los expertos en comunicación sugieren a los candidatos. “Más calle para Capriles y menos para Hugo Chávez”, dice Bisbal, al tiempo que Pasquali afirma: “La oposición hará bien en dejarle a Chávez la vieja televisión (la gente la apaga sin que se lo pidan), insistiendo en el persona a persona, volcándose a lo electrónico y redescubriendo el viejo y glorioso volante” y agrega, “Las piedras que use el David opositor deberán ser las piedras justas”.

Marcelino Bisbal hace una reflexión interesante: “La historia de América Latina nos enseña que quien tiene todo el poder, no siempre tiene todas las conciencias y el futuro, y esa es una ventaja para Capriles”.  (El Universal)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*