Trabajadores inmigrantesEl representante republicano Lamar Smith alegó que la creación de un programa de trabajadores temporales es la forma más efectiva de brindar mano de obra legal a los agricultores estadounidenses.

Smith, quien preside el comité judicial de la cámara baja, explicó esta semana durante una audiencia del subcomité de inmigración para debatir el proyecto de ley de su autoría, que la medida busca crear un programa llamado H-2C que reemplace al programa actual H-2A, el cual “está tan plagado de problemas” que los agricultores terminan obviándolo.

El proyecto de ley —introducido por Smith— despoja al Departamento del Trabajo de la supervisión del programa para cederla al de Agricultura, y estipula hasta medio millón anual de visas H-2C a extranjeros que deben volver a su país tras una estadía de 10 meses.

El instrumento permite además a los patronos ceder vouchers para vivienda en lugar del requisito actual de brindar vivienda a los empleados.

El proyecto de ley “dispone un programa de jornaleros extranjeros temporales justo y funcional para los agricultores estadounidenses”, a quienes ayudará a “contratar una fuerza laboral legal y protegerá a los trabajadores estadounidenses”, señaló Smith, quien calcula que las granjas estadounidenses emplean 800.000 trabajadores por año, y que la mitad son extranjeros sin documentos.

Zoe Logfren, principal demócrata en el subcomité de inmigración, dijo que el proyecto de ley no es una solución porque “en lugar de hacer algo con los trabajadores inmigrantes que ya están aquí, la respuesta de este proyecto de ley es traer medio millón de trabajadores nuevos cada año”.

“¿Cómo alguien puede creer que la respuesta a nuestras necesidades laborales agrícolas es deportar a más de un millón de trabajadores agrícolas que ya están aquí, tienen experiencia, saben dónde ir, qué hacer, y cuándo hacerlo, solo para traer a medio millón de trabajadores cada año, año tras año?, agregó.

Las infracciones a los derechos laborales de quienes trabajan amparados en un programa federal de jornaleros son crónicas debido en gran parte a una supervisión deficiente del Departamento del Trabajo, sostiene un reporte difundido la víspera por las organizaciones Unión de Campesinos (UFW por sus siglas en inglés), la Alianza Nacional de Trabajadores Invitados (NGA por sus siglas en inglés) y Farmworker Justice.

Las denuncias surgen incluso después de que el gobierno estadounidense decidiera en febrero aumentar los salarios y las protecciones laborales a los jornaleros temporales.

Antes del receso veraniego, Smith presentó sendos proyectos de ley para eliminar la lotería de visas, para darle carácter obligatorio a E-Verify, una base de datos que permite a los patronos verificar si sus empleados están legalmente autozizados para trabajar en Estados Unidos, y para despojar hasta el 21 de enero del 2013 al mandatario Barack Obama de su autoridad discrecional para conceder estatus migratorios extraordinarios o postergar la deportación de extranjeros sin antecedentes criminales.

La iniciativa estipula hasta medio millón anual de visas H-2C a extranjeros que deben volver a su país tras una estadía de 10 meses

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*