Hollywood BlvdMientras conduce por los estrechos callejones y calles laterales cerca de la Federal Highway en Hollywood, el sargento Albert Cooper está atento a cualquier actividad sospechosa.

Ve a una joven en la Calle Fillmore, vestida con shorts blancos y hablando inclinada por la ventanilla con el chofer de una camioneta verde con una calcomanía de huesos cruzados. Cooper la hace detenerse.  “¿Qué pasa aquí?”, dice, saliendo de su auto policial sin identificaciones.

Cooper, que participa en una iniciativa para combatir la delincuencia y el deterioro urbano en la zona, dijo que se dio cuenta de inmediato que la mujer –que fue arrestada anteriormente por prostitución– seducía a un cliente. “Los dos se pusieron muy nerviosos y ella le preguntó de inmediato si la iba a arrestar”, dijo Cooper.

Cooper es parte de la unidad de control de delitos graves en las calles de Hollywood, una de varias en el departamento que trabaja en forma conjunta para combatir la actividad criminal, como la prostitución y el narcotráfico, así como la presencia de desamparados a lo largo de Federal Highway.

“Ellos saben que estamos pora aquí”, dijo Cooper, cuya unidad se ocupa del narcotráfico, la prostitución y las armas. “Creo que la gente se está dando cuenta”.

En meses recientes el gobierno municipal ha implementado una estrategia multidisciplinaria en Federal Highway, ocupándose del cumplimiento del código municipal, los delitos, el reglamento de zonificación y los frentes de las tiendas vacías. Las autoridades municipales dicen que la presencia de desamparados se ha convertido en un problema en el área, donde hay por lo menos ocho entidades de servicios sociales, como Jubilee y el Hotel COSAC Quarters, que ofrecen servicios a los que no tienen techo.

“Ustedes han dejado muy en claro que la situación en Federal Highway no es aceptable”, dijo Cathy Swanson-Rivenbark, administradora municipal interina, en una reunión el miércoles pasado, cuando la policía ofreció una presentación sobre el aumento del patrullaje.

La Comisión también aprobó de manera preliminar cambios de zonificación que prohíben a futuro cierto tipo de negocios.

La principal vía pública de la zona, que antes de construirse la I-95 era la principal ruta norte-sur, está llena de viejos moteles y muchos frentes de tiendas vacías. Está justo al norte del centro de la ciudad, al que la Dirección de Desarrollo Comunitario ha entregado millones de dólares para nuevos proyectos.

La zonificación –que afecta principalmente el área al norte de Young Circle, desde la Calle Johnson hacia el sur, hasta la Calle Sheridan hacia el norte, la Avenida 20 del Norte hacia el oeste y la Avenida 17 del Norte hacia el este– tiene por fin cambiar el aspecto del corredor.

“La zonificación funciona con lentitud, pero funciona”, dijo Jaye Epstein, director de Servicios de Planificación y Desarrollo. “Hoy les presentamos una propuesta que es una medicina fuerte”.

Según la nueva zonificación, casi tres docenas de tipos de negocios se prohibirían, como asilos, tiendas de cambios de cheques, lavanderías, tiendas de licores, moteles, clínicas contra el dolor, casas de empeño y salones de tatuajes.

Los que viven en el vecindario Lakes, que limita con Federal Highway hacia el oeste, han estado trabajando en una nueva imagen para la zona. Rita Gambardella es una de varios vecinos que se ha unido para mejorar las zonas circundantes.

Llamado Fuerza Especial de Nueva Imagen, el grupo, que usa camisas rojas, identifica los problemas y trabaja con el gobierno municipal para solucionarlos.

“Somos el pulso de Hollywood”, dijo Gambardella. “Somos los que estamos en las trincheras viendo lo que pasa”.
Terry Cantrell, presidente de la cercana sección de Hollywood Lakes, dijo que concuerda absolutamente con los esfuerzos por mejora Federal Highway.

“La Federal Highway es desde hace muchos años una combinación de tristeza, disgusto y frustración”, dijo Cantrell, quien agregó que la clave es hacer que los dueños de propiedades participen en buscar soluciones.

En una presentación reciente ante la Comisión, el jefe de Policía, Chad Wagner, dijo que el departamento ha invertido más de las 6,000 extra en recursos humanos entre octubre y diciembre en el área.

En total, la policía hizo 548 arrestos –30 de ellos por delitos graves, y confiscó un arma de fuego, cuatro autos, 101.24 gramos de cocaína, 844.49 gramos de marihuana y $4,412 en efectivo. En enero, que no se incluyó en el informe, la policía realizó más de 150 arrestos.

El jueves por la noche había otros dos autos de policía encubiertos en el vecindario. En la lavandería LaundroMart, en 1410 N. Federal Highway, José Villanuve se sentó en una banca de hormigón mientras se tomaba una cerveza.
Los agentes vieron la lata y se acercaron a Villanuve.

“Esto es un desastre”, dijo Villanuve. “Simplemente estoy lavando la ropa y tomándome una cerveza. Hay gente vendiendo cocaína y me molestan a mí”.

Según las normas municipales, no se puede beber en público a menos que el lugar tenga una licencia especial. Villanuve podría ser multado con un máximo de $250.
Cooper dijo que a Villanuve le podría parecer algo sin importancia, pero los agentes tienen que ocuparse de todo.
“Es tolerancia cero”.

Los dueños de negocios comienzan a darse cuenta. Scott Rosengarten, propietario de Rosie’s Gourment Italian Ice, en 1090 N Federal Highway, dijo que la policía ha estado operando con toda fuerza, pero que todavía falta mucho para rescatar el vecindario.
“La gente tiene miedo de sentarse afuera”, dijo, refiriéndose a las mesas y bancas de cerámica frente de su tienda. “Las cosas tienen que cambiar.
Los comisionados de Hollywood concuerdan en expresar esperanza de que estos esfuerzos generen un cambio pronto.
“Tengo la esperanza de vivir lo suficiente para ver que la situación mejore”, dijo la comisionada Patricia Asseff. “No quiero ni manejar. El corredor de Federal Highway es una vergüenza para esta ciudad”. (El Nuevo Herald)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*