Alejandrina Gisselle Guzmán Salazar, quien ha sido identificada por funcionarios estadounidenses como presunta hija de Joaquín “El Chapo” Guzmán, se declaró hoy a través de sus abogados inocente de media docena de acusaciones migratorias.

Guzmán Salazar, quien compareció ante el juez Jan Adler en una breve audiencia vestida con uniforme de prisión color rojo desteñido, dijo no ser culpable de entrar ilegalmente al país, de usar documentos ajenos y de mentir a las autoridades, oralmente y por escrito.

La joven, quien denotaba su estado de embarazo, deberá comparecer ante la corte el próximo 30 de noviembre.

De acuerdo con la queja criminal, Guzmán Salazar fue detenida este mes en la frontera cuando intentó ingresar a Estados Unidos con documentos migratorios ajenos.

Guzmán Salazar buscaba ingresar a territorio estadunidense para dar a luz, según la documentación estadunidense.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*