Hialeah se ha convertido en una carísima ciudad para vivir. Todavía en el 2009 o 2010 se encontraba una habitación con baño y cocina, incluidos, desde $350 hasta $500. Con frecuencia, amueblada. Los inquilinos no tenían que preocuparse de los gastos del cable para televisión e Internet, ni por electricidad, ni por la basura.

Por estos días de 2017, cuando la gasolina está más barata que en esos años; cuando se salía de la crisis inmobiliaria que comenzó en el 2006 y miles de dueños perdieron sus casas, se podía vivir en la ciudad que progresa con un salario de obrero, a tiempo completo. También con el dinero ganado en media jornada o los comunes “part time”.

Pero ahora los dueños de casas piden por un pequeño cuarto unos requisitos como si fueras a rentar una habitación de lujo. Debe probarse que se trabaja a tiempo completo a través de algún documento. No recibir visitas, no estar en el lugar rentado en días laborables. Y debes pagar hasta 1000 dólares por este suplicio…

Lea la noticia completa en El Nuevo Herald

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*