El gobernador del estado venezolano de Miranda, Henrique Capriles Radonski, considera que las elecciones primarias están cantadas a su favor, asegura que en contraposición al presidente Hugo Chávez, él plantea una propuesta de progreso y se declara seguidor del modelo brasileño.Capriles Randonski

“Aquí el reto, lo que está frente a nosotros es o el país que tenemos, de la violencia, del atraso, de no avanzar, o el camino del progreso. Chávez plantea el camino del socialismo, yo planteo el camino del progreso”, indicó Capriles (Caracas, 1972) en una entrevista con Efe.

A falta de una semana para las primarias, Capriles, nieto de judíos que estuvieron en el gueto de Varsovia, dice que su preocupación es que la gente acuda a la cita con las urnas, que su trayectoria política le avala y rechaza las etiquetas políticas, aunque afirma que cree en el modelo que encabezó Luiz Inacio Lula da Silva en Brasil.  “Soy un seguidor de lo que ha sido el modelo brasilero (brasileño) porque considero que el modelo brasilero, sexta economía del mundo, le ha permitido a Brasil sacar 30 millones de brasileros de la pobreza, pero además generar una economía que no es el Estado dando dinero sino es el Estado siendo un orientador, un promotor”, dijo.

Asegura que el día 12 “va a ir mucha gente a votar”, y manifiesta que un resultado “óptimo” sería una participación por encima de dos millones de personas, de un padrón que supera los 18 millones.
En su opinión, el día 13 va a haber “otra realidad política en el país, totalmente. Vas a tener un solo liderazgo”, agrega y señala: “en el venezolano hay una valoración muy importante de liderazgo, esto es una elección de liderazgo”.
No teme a Chávez y asegura que su campaña hacia las elecciones presidenciales del 7 de octubre será “de burro cansado contra burro enérgico”.

“Del Chávez de sus inicios al Chávez de hoy hay una diferencia abismal (…); hoy es la persona que quiere mantenerse en el poder, aferrado al poder, no le interesa el país, le interesa su proyecto”, indica.

Cuando se le pregunta por los errores de Chávez, responde: “podemos estar aquí largo rato”.
Cita la violencia que se vive en el país, la precariedad del empleo, la inflación del 27 %, la falta de inversión y lo que considera una economía estancada que crece únicamente por el gasto público.
“Después de muchos años en el poder las cosas no funcionan”, señala.

No obstante, no tiene problema en reconocerle al presidente venezolano como “punto positivo” de su gestión el introducir el tema social en la agenda política venezolana.
“Hay que decirlo sin ningún tipo de complejo: poner el tema social en el primer lugar, porque ahí es donde yo no reivindico el pasado; algunos se molestan cuando digo estas cosas”, indicó.
“Cuando tú te subes a un cerro de Caracas y tú ves a tu alrededor tú dices: ¿Cómo Venezuela llegó a esto? (…) Chávez entró a reconocer, a darle fuerza al tema, ponerlo en el primer lugar, hacerle entender a los venezolanos que tienen recursos que existe algo que se llama responsabilidad social”, añadió.

Dice que le gusta estar en el “centro político”, que huye de los extremos tanto del Gobierno como de la oposición y que es “un constructor”.
Capriles R“Yo no soy un destructor, me gusta construir ver que el esfuerzo, el trabajo, se traduce en obras”, afirma.
Con el jalón de haber derrotado en el estado Miranda a Diosdado Cabello, considerado un delfín de Chávez, Capriles recuerda que su gestión está avalada por el aumento de la ventaja sobre el oficialismo de 90.000 votos, en el momento de su victoria en 2008, a más de 200.000 en las parlamentarias de 2010.

En materia internacional, dice que piensa analizar “caso por caso” el entramado de relaciones que ha ido levantando el chavismo durante todos estos años, aunque asegura que no habrá ruptura con Cuba y que seguirá recurriendo a los negocios con China. “Lo que si yo soy claro es que el recurso venezolano no se va a regalar, no supone suspender venta de petróleo, para nada, el petróleo se va a seguir vendiendo, yo si no visualizo alianzas armamentistas con objetivos políticos por luchas políticas, me refiero por ejemplo caso relación Irán”, explicó.
Dijo que su país va tener intercambio comercial con China “como todos los países” y manifestó su confianza en que Pekín esté dispuesto a revisar los convenios “en aras de tener unas mejores condiciones de negociación que la relación sea un poquito más equilibrada”.

Asegura que los tiempos del discurso de la confrontación ya son agua pasada en Venezuela y dice que esa opción sería una mala estrategia para las elecciones.
“Yo creo que la inmensa mayoría de los venezolanos quiere paz y tranquilidad, no quiere un choque de trenes con violencia; el que trate de promover eso yo creo que va a quedar raspado”, dijo. (EFE)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*