La luna de miel entre Ozzie Guillén y la gran cantidad de fanáticos cubanos sufrió su primera crisis.

Si LeBron James trajo sus talentos a South Beach, el mánager venezolano no olvidó cargar hacia La Pequeña Habana con esa honestidad brutal que, a veces, le hace caminar como si estuviera en una cuerda floja o en un campo minado. Las frases salen de su boca sin filtro alguno y, si de paso, llevan el nombre de Fidel Castro, entonces es lo más cercano al desastre.

En un artículo de la versión de internet de la revista  Time, a Guillén se le atribuye la frase de que “amo a Fidel Castro’’.  

“Yo respeto a Fidel Castro’’, agregó Guillén más adelante. “¿Sabes por qué? Mucha gente ha tratado de matar a Fidel Castro durante los últimos 60 años, pero ese hijo de… todavía está ahí’’.

Los Marlins, que presienten el peligro de las palabras de su dirigente, emitieron una declaración, donde se puede leer que “Estamos conscientes del artículo. No hay nada que respetar acerca de Fidel Castro. Es un brutal dictador que ha causado un dolor inimaginable por más de 50 años. Vivimos en una comunidad llena de víctimas de esa dictadura y la gente en Cuba sigue sufriendo en la actualidad’’.

Guillén, por su parte, se disculpó públicamente por esas declaraciones desde Cinncinnati, donde los Marlins sostienen una serie contra los Rojos.

“Estoy seguro de estar en contra [de la manera] en que él piensa, de la forma en que trata a su gente y de la forma en que trata a su país desde hace tiempo’’, expresó el timonel de los peces. “Estoy en contra de eso 100 por ciento. No soy loco, ni estúpido ni ignorante para decir que amo a nadie. No sólo él ha herido a la gente cubana, sino a muchos otros, incluyendo venezolanos. A aquellos que se sintieron heridos o malentendieron o [lo tomaron] de la manera en que quieran tomarlo, a ellos les pediré disculpas. Me disculparé si he dañado los sentimientos de alguien. Estoy 100 por ciento en contra de la manera en que este hombre ha tratado a la gente por los últimos 60 años’’.

Y en cuanto al “respeto’’ a Castro, Guillén dejó entrever que trataba de separar al hombre de la política.

Ozzie Guillén“Dije que lo respeto porque… Respeto a [Barack] Obama, respeto a [Hugo] Chávez, porque siempre respeto a las personas”, apuntó. “Por otra parte, estoy 100 por ciento en desacuerdo con lo que ha hecho a su país. Si se lee el artículo, suena horrible, porque cuando lo leí por primera vez me dije: ‘Wow, esto me va a traer problemas’. No me estoy ocultando de nadie, especialmente de la gente en Miami’’.

“Desde el fondo de mi corazón [deben] creer en mí’’, recalcó Guillén.. “Si están decepcionados y molestos con lo que dije, no los culpo, sino que estoy con ellos. Viví en Miami por 12 años y sé exactamente lo que esto significa para la ciudad’’.

En ese mismo artículo, salido de una entrevista que tuvo lugar en su oficina en el complejo de primavera de los peces a principios de marzo, el piloto habla por igual de las corridas de toros [“le estás dando al animal una oportunidad de matarte’’], que de la inutilidad de utilizar psicólogos en el béisbol [“si bateas de 4-4 no necesitas un psicólogo, si bateas de 4-0, necesitas un [impronunciable] tipo que te ayude a prepararte para jugar’’] y comenta hasta de la honestidad de decirle a su esposa sobre si le gustan o no los perfumes que usa.

No es la primera vez que Guillén causa revuelo con sus declaraciones y están bien cronicados sus encontronazos con el gerente general de los Medias Blancas de Chicago, Kenny Williams, así como con el periodista del Sun Times, Jay Marrioti, al que ofendió usando un término peyorativo para referirse a una persona homosexual. Posteriormente, el venezolano se disculpó con los miembros de esa comunidad, pero nunca se retractó de la crítica al columnista.

Más recientemente un periodista de CBS Sports reveló que luego de cada juego, el mánager, según sus propias declaraciones, se le iba la mano con la bebida.

“Me emborracho porque estoy feliz por el triunfo o me emborracho porque estoy triste y perturbado porque perdimos’’, afirmó Guillén, quien pasó a decir que eso lo hacía en la habitación de su hotel y que nunca le verían por ahí en ese estado y de que se trataba de una rutina para proteger su imagen. “Nunca voy a abandonar el hotel. Nadie le podrá decir a mi esposa: ‘Oye vimos a Guillén en este bar o aquel lugar’’’.

Cuando la prensa en Cincinnati le preguntó al mánager si estaba exagerando, este respondió que “No. ¿Por qué tengo que mentir’’.

Una fuente de los Marlins confirmó a El Nuevo Herald las palabras de Guillén en el artículo de  Time, pero pidió cierta comprensión ante lo que pudieron ser “declaraciones que tal vez no tenían un sentido literal’’.

“Francamente, no creo que él ame a Fidel Castro, sino que de alguna manera le asombra el tiempo que ha durado en el poder, e incluso le llama también un hijo de …’’, indicó la fuente del club. “En todo caso estuvo muy mal dicho y ojalá que este sea un incidente aislado. Es muy temprano en la temporada para tener este tipo de problemas y el equipo necesita concentrarse en el terreno para conquistar a los fanáticos que, dicho sea de paso, muchísimos son cubanos’’.

¿Y si no es un incidente aislado?

“Que Dios nos coja confesados’’, finalizó la fuente.

Justo el día en que tomó posesión de su puesto como mánager en reemplazo de Jack McKeon, Guillén respondió a una pregunta de este diario sobre qué opinión tenía sobre el gobierno de Chávez en Venezuela. El mánager declaró que no era partidario de la línea del actual mandatario de su país.

“Yo nunca he sido chavista. Nunca lo apoyé y si lo hubiese hecho eso no sería problema de nadie”, señaló el piloto, de 48 años. “No lo conozco ni he hablado con él. Además tampoco es mi culpa que él sea presidente de Venezuela”.

El dirigente fue criticado en algunos círculos de su país especialmente luego de que se colara un video en YouTube en el aparecía gritando “Viva Chávez” después de ganar la Serie Mundial con los Medias Blancas de Chicago en el 2005.

Sin embargo, en los últimos años Guillén ha acentuado su crítica en contra del gobierno de Caracas. De hecho en una columna de opinión que escribió para el diario El Universal, criticó al presidente Chávez luego de que éste pidiera un minuto de silencio por la muerte de Raúl Reyes, uno de los principales miembros de la guerrilla de las FARC.

“Hasta aquí me llegó la indignación por ese minuto de silencio que a lo mejor pasa a la historia como uno de los actos más vergonzosos ocurridos en el país”, señaló en su columna fechada el 16 de marzo del 2008. (Jorge Ebro/El Nuevo Herald)

One Comment

  1. ELIECER says:

    Admirè mucho a Guillen como baluarte de los tiburones de la guaira. Pero ahora lo que me inspira es lastima con todo y sus dolares y la nacionalidad yankee. Se arrodilla ante la mafia mayamera y se olvida de sus raices mirandinas (venezolano). El dinero esta por encima de su dignidad que pobre ejemplo para el deporte, de lo sublime a lo ridìculo. Y eso le pasa por bocòn, porque bastante bigleaguers inteligentes de venezuela han pasado por el beisbol sin humillarse.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*