El gobernador Rick Scott firmó una orden de ejecución el martes contra John Errol Ferguson, que fue condenado por ocho asesinatos en dos incidentes independientes en el sur de la Florida durante la década de 1970.

La firma de la sentencia de muerte de Ferguson ocurre después de tres décadas de apelaciones y peticiones de clemencia, todas las cuales fueron denegadas.

John Errol Ferguson“Es el asesino más feroz, peligroso y violento que haya habido en el condado de Dade en muchos años, si no siempre”, dijo el ex fiscal estatal adjunto Leonard Glick durante una audiencia de clemencia en 1987. “Nada justifica que la junta de clemencia tenga piedad de él”.

Ferguson, de 64, tiene señalado morir el 16 de octubre a las 6 p.m. Se encuentra alojado actualmente en la Prisión Estatal de la Florida, en Raiford.

El hombre de Miami fue condenado en 1978 por los asesinatos de seis residentes de Carol City durante un robo con allanamiento de domicilio. En aquel momento, fue el peor aseinato múltiple en la historia de Miami-Dade. Los fiscales dijeron que Ferguson y tres cómplices penetraron en la vivienda en busca de drogas y dinero. En un caso independiente, Ferguson fue condenado ese mismo año por matar a dos adolescentes de Hialeah.

Ferguson mató a los dos adolescentes, Belinda Worley, de 17 años y estudiante de último año en la secundaria Hialeah High School, y Brian Glenfeldt, de 17, en enero de 1978. Violó, robó y asesinó a Worley, y se apoderó de su anillo escolar. Mató a Glenfeldt de un disparo.

Los adolescentes habían salido en busca de helados cuando fueron secuestrados y asesinados, según la policía, que dijo que Ferguson abordó a la pareja de jóvenes haciéndose pasar por un policía.

En otros seis asesinatos en julio de 1977, se hizo pasar por un inspector de Florida Power and Light inspector. Ocho personas fueron baleadas, estilo ejecución, en Carol City. Dos sobrevivieron.

La misma arma que fue usada por Ferguson en esos asesinatos, conocidos como los Seis de Carol City, fue usada para matar a una pareja anciana de St. Petersburg, Florida, durante un robo en la habitación que ocupaban en un motel de Biscayne Boulevard. Pero Ferguson nunca fue procesado por ese caso.

Cuando fue capturado por el FBI y la policía del condado, tenía un arma cargada en la mano, según una historia de The Miami Herald sobre su arresto.

La madre de la muchacha Worley que fue asesinada, y que era hija única, ha pedido en el pasado la ejecución de Ferguson. “Quisiera ser yo quien accionara el conmutador”, dijo la mujer no identificada al Herald en 1979.

Las apelaciones de Ferguson incluyeron testimonios expertos de que sufría de paranoia y delirios, y tenía otras deficiencias mentales. Otros expertos, sin embargo, dijeron que estaba fingiendo enfermedades mentales. El 1ro. de junio del 2010, la Corte Suprema se negó a ocuparse de su caso.

Su estancia en el pabellón de la muerte de la Florida —34 años—excede ampliamente la estancia promedio de 12.7 años. Dos de los cómplices en los asesinatos de Carol City, Marvin Francois y Beauford White, fueron ejecutados en los años 80.

“La firma de una orden de ejecución es uno de los deberes más solemnes del gobernador, y uno que él no se toma a la ligera”, dijo el portavoz de Scott en una declaración. “Sus principales preocupaciones son la consideración por las familias de las víctimas y garantizar que la justicia prevalezca”.

Scott ha firmado cinco órdenes de ejecución desde que asumió el cargo de gobernador en enero del 2011, dijo su portavoz. Había 399 personas en el pabellón de la muerte en la Florida hasta el 30 de junio del 2011.

“La mayoría de los reclusos escoge la inyección letal”, dijo Misty Cash, portavoz del Departamento de Prisiones. “Sin embargo, tienen la opción de escoger la silla eléctrica”. (The Herald)

 

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*