Los dos principales candidatos en las primarias republicanas, Newt Gingrich y Mitt Romney, llegaron a Miami  para ganarse los votos de los cubanoamericanos del Sur de la Florida y presentar su visión de lo que debe ser la política exterior de Estados Unidos hacia América Latina.
Gingrich comenzó el día con una entrevista con Jorge Ramos en los estudios de Univisión, en el Doral, donde lanzó críticas a la política del presidente Obama hacia Cuba. Luego se trasladó después a la Universidad Internacional de la Florida (FIU) donde se dirigió a cerca de 250 personas congregadas en el Wertheim Performing Arts Center.
“Cincuenta años de dictadura en Cuba es más que suficiente”, dijo Gingrich, quien prometió que usará “todas las herramientas no militares disponibles contra la dictadura cubana”.
El aspirante presidencial recordó su participación en la aprobación de la Ley Helms-Burton de 1996 -que endureció las condiciones del embargo estadounidense a Cuba tras el derribo de las dos avionetas de Hermanos al Rescate por parte de la aviación cubana- y dijo que tuvo que fajarse en serias discusiones con el entonces presidente Bill Clinton para conseguir la aprobación de la ley.

Gingrich propuso una actitud más agresiva hacia Cuba, resaltando que de ser ganador en la contienda presidencial estimulará una “primavera cubana” para traer la democracia a la isla.

“No creo que se le ha ocurrido aún a nadie en la Casa Blanca mirar al sur y proponer una primavera cubana”, dijo el candidato conservador durante el discurso patrocinado por la asociación de jóvenes republicanos de FIU. De hecho, indicó, el presidente Barack Obama “está yendo por la vía exactamente contraria”.
Gingrich criticó fuertemente en sus dos apariciones en público de esta mañana al presidente Obama por lo que calificó como una postura sumamente blanda ante el surgimiento de nuevas amenazas en América Latina, encabezadas por el gobierno venezolano y sus vínculos con el régimen iraní. “EEUU debe enfrentar frontalmente a Hugo Chavez”, resaltó al tiempo que indicaba que no permitirá el establecimiento de bases iraníes en la región.

Mitt Romney por su parte, envió un mensaje a la comunidad cubanoamericana en el Sur de la Florida a través de un discurso en la Torre de Libertad del Dowtown de Miami. “Es hora de luchar por la libertad de Cuba”, dijo el candidato, quien subrayó “tengo la expectativa de que [Fidel] Castro se irá finalmente de este planeta”.
Romney prometió que, de ganar las elecciones, “quiero tener a una persona en mi gobierno cuya única responsabilidad sea estimular la libertad en América Latina”. “Usaré la libertad que impera en los Estados Unidos para esparcir la libertad en la región”, agregó.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*