Cuenta la leyenda que dos niños surgidos del río Vístula, Wars y Sawa, se enamoraron y se unieron para crear Warsawa (Varsovia para los castellanohablantes). Este romántico y mítico origen, aderezado si quieren con música de Chopin, presente en muchos rincones de la ciudad, contrasta con la historia de esta sufrida urbe, capital de Polonia desde el año 1596,  que fue arrasada por el ejército nazi en el año 1944 por levantarse contra Hitler y reconstruida posteriormente por los soviéticos.

En la actualidad, los contrastes reinan en esta capital que combina una mezcla de funcionalismo y realismo socialista, heredado de la época estalinista, con la arquitectura de su reconstruida ciudad antigua, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde hace más treinta años. 

Hoy en día Varsovia rezuma capitalismo por todos sus poros pese a que el imponente Palacio de la Cultura y de la Ciencia, obra cumbre de la arquitectura socialista, nos recuerda constantemente su pasado soviético. Y digo constantemente porque este edificio, de 242 metros de altura y el más alto de la urbe, es visible desde cualquier parte de la ciudad y, por este motivo, muchos turistas lo toman de referencia para orientarse cuando visitan Varsovia. El palacio se salvó con el cambio de régimen (algunos querían pintarlo de color rosa) y se convirtió en la sede de algunas sociedades occidentales y, paradojas de la vida, del casino más grande de la ciudad.
Izquierda, Palacio de la Cultura y de la Ciencia. Derecha, calle Nowi S'wiat
De la Nowy S’wiat a la Ciudad Nueva (Nowe Miasto) A unos diez minutos caminando desde el Palacio de la Cultura y de la Ciencia se encuentra la calle Nowy S’wiat (Nuevo Mundo), una de las arterias comerciales más importantes de Europa repleta de tiendas, bares y restaurantes. Parece que los varsovianos se hayan resarcido en la Nowy S’wiat de los cuarenta años de comunismo que vivieron.
La Nowy S’wiat enlaza con Krakowskie Przedmieście a la altura del Palacio Staszic custodiado fielmente por la escultura de otro polaco ilustre: el astrónomo Nicolás Copérnico. Ambas calles, junto a la de Ujazdowskie, formaban la llamada vía real, que conectaba el castillo con la residencia de verano del rey situada en el parque Lazienki.

A lo largo de la neoclásica Krakowskie Przedmieście se encuentran algunos de los edificios más ilustres de Varsovia como la iglesia de la Santa Cruz, donde está enterrado el corazón de Chopin, la Universidad de Varsovia, el Palacio Presidencial, la escultura del poeta romántico Adam Mickiewicz, o la iglesia de Santa Ana, entre muchos otros monumentos.
La Krakowskie Przedmieście desemboca en la plaza Zamkowy, o plaza del Castillo, donde se encuentra como su propio nombre indica el Castillo Real y la columna de Segismundo, erigida en el siglo XVII por el rey Ladislao IV en honor a su padre, Segismundo III.

La plaza del Castillo es el lugar perfecto para empezar una visita por la ciudad vieja, el Stare Miasto, donde son muy interesantes la catedral de San Juan y el Museo Histórico de la Ciudad. Más allá del Stare Miasto se encuentra la ciudad nueva, el Nowe Miasto, construida extramuros en el siglo XV y anexionada a Varsovia a finales del siglo XVIII. En el Nowe Miasto destacan la Barbakana y la Casa Natal de Marie Curie, otra polaca ilustre.
Museos de Varsovia Las propuestas de ocio de Varsovia son múltiples pero en este reportaje voy a destacar dos museos varsovianos que me han parecido muy interesantes. Por un lado, el Museo Nacional (situado cerca del cruce de la calle Nowi S’wiat con la gran avenida Jerozimliskie), alberga una gran colección de arte polaco de todos los tiempos desde pintura y arte religioso hasta una destacada sala de carteles del más puro estilo realista socialista. Cabe decir que Polonia es uno de los países más católicos del mundo por lo que el arte religioso es de suma importancia.
Museo Nacional
Pero sin duda lo que más me llamó la atención de este museo fue la sala de antigüedades donde se exponen diversas piezas etruscas, egipcias y romanas, descubiertas en el año 1960 por arqueólogos polacos en la antigua ciudad nubia de Faras, en el actual Sudán, y la sección dedicada a pintores europeos donde destacan sobremanera autores italianos como Tintoretto y Canaletto. En el Museo Nacional hay espacios dedicados al arte contemporáneo
Otro de los museos que merece la pena visitar es el de Chopin ubicado en el barroco palacio Ostrogski. Este museo, inaugurado en 2010, me pareció muy recomendable, sobre todo, para visitarlo con niños ya que es interactivo y multimedia, y en el que no sólo se puede conocer la vida de este genial compositor polaco sino que hay espacios en donde se pueden escuchar algunas de sus obras más conocidas. No es un espacio muy grande pero si se quiere recorrer con tranquilidad y disfrutar de cada una de sus salas se necesita poco más de una hora.
Museo Chopin La Varsovia de Chopin Este museo es una de las paradas de la que podría denominar ruta varsoviana de Chopin. Este músico, nacido en la aldea Żelazowa Wola (a unos 50 km. De Varsovia), es el eje temático para visitar algunos lugares de la capital polaca. Éste es el caso de la iglesia de la Santa Cruz, donde está enterrado su corazón (Chopin está sepultado en el cementerio Père Lachaise de París).
Otro lugar fundamental relacionado con Chopin es el Parque Lazienki, donde está la hermosa y espectacular escultura dedicada al músico. En este lugar tienen lugar al aire libre los llamados Conciertos bajo el Sauce. Estos recitales se celebran todos los domingos, a las 12.00h y a las 16.00h, durante los meses de primavera y verano si el tiempo lo permite. Este espectáculo reúne cada temporada a más de 120.000 espectadores.

Pasear por el parque Lazienki es una actividad muy agradable ya que es el parque más hermoso y grande de Varsovia. Merece la pena caminar hasta el espectacular Palacio en el Agua, un bello edificio neoclásico situado sobre un islote artificial en el medio de un estanque.

Por último, otro edificio relacionado con Chopin es el Teatro Nacional, donde en el año 1830 el compositor polaco dio su último concierto en Varsovia, ante el inminente alzamiento estudiantil contra la Rusia zarista.
Teatro Nacional
Varsovia judía y bohemia: gueto y barrio de Praga Para poner un punto y final a este reportaje me gustaría dar una breve pincelada sobre dos lugares que bien valen una visita: el gueto y el barrio bohemio de Praga. Por un lado, el de Varsovia fue el gueto judío más grande de Europa establecido por los nazis. La lucha heroica que mantuvieron sus vecinos en el año 1943 contra el ejército de Hitler encargado de aniquilarles se recuerda con el Monumento a los Héroes del Gueto, en la plaza Bohaterów Getta.
Por otro lado, en el barrio de Praga, a la orilla derecha del Vístula, se da cita la Varsovia bohemia y alternativa, reflejo también de la efervescencia cultural que caracterizó a la capital de Polonia a lo largo de los siglos.
Guía práctica
Moneda oficial

Zloty Polaco (PLN): 1 zloty equivale a 0,25 euros aproximadamente (julio 2011).
¿Cómo llegar? LOT, aerolínea nacional polaca, ofrece vuelos directos desde Madrid y Barcelona a Varsovia, conectando allí con el resto de destinos domésticos en Polonia. Con más de  80 años de historia y una moderna flota, LOT ofrece una alta calidad a bordo incluyendo servicio de catering en todas las clases. En verano se fletan algunos vuelos chárter desde otras ciudades españolas como Palma de Mallorca.
Para más información y reservas puede llamar al teléfono 901 11 67 10, visitar la web www.lot.com o consultar a su agente de viajes.
Desde el aeropuerto hasta el centro de Varsovia hay dos autobuses muy baratos: el 175 y el 188 cuyo billete cuesta 2,40 zlotys (unos 60 céntimos de euros). Si toman un taxi han de asegurarse que éste pertenece a una compañía oficial y negociar el precio para no llevarse ninguna sorpresa desagradable.
¿Dónde comer? Restaurante Polka – Magda Gessler / 2, Świętojańska St. / 00-288 Warsaw, Poland / www.restauracjapolka.pl
En este restaurante, ubicado en la ciudad antigua de Varsovia, se sirve comida tradicional polaca desde los pierogis (los raviolis polacos) a las tradicionales costillas de cerdo. Llama la atención su decoración porque parece que estés dentro de una casa de muñecas.
¿Dónde dormir? Hotel Polonia Palace / Al. Jerozolimskie 45, 00-692 Warszawa / 00-692 Warszawa / www.poloniapalace.com
El hotel está justo delante del Palacio de la Cultura y de la Ciencia, en el centro comercial de la ciudad, a unos diez minutos de la Nowy S’wiat y a unos quince de la Krakowskie Przedmieście.
Más información Oficina Nacional de Turismo de Polonia: www.polonia.travel
Más reportajes de Polonia en nuestra web: De ruta por Polonia Agradecimientos: Agata Witoslawska, directora de la Oficina Nacional de Turismo de Polonia en Madrid y Montse Blasco, de LOT.
Pies de foto Foto portada: Escultura de Chopin en el Parque Lazienki Foto 1: Izquierda, Palacio de la Cultura y de la Ciencia. Derecha, calle Nowi S’wiat Foto 2: Izquierda, Palacio Staszic. Enfrente la escultura de Nicolás Copérnico. Derecha, Edificios de la calle Krakowskie Przedmieście Foto 3: Izquierda, Castillo Real. Derecha, iglesia de Santa Ana Foto 4: Museo Nacional Foto 5: En el Museo Nacional hay espacios dedicados al arte contemporáneo Foto 6: Museo Chopin Foto 7: Izquierda, escultura de Chopin en el Parque Lazienki. Derecha, Detalle del lugar donde está enterrado el corazón de Chopin, en la iglesia de la Santa Cruz Foto 8: Palacio en el Agua, en el parque Lazienki Foto 9: Teatro Nacional. (Texto y fotos: María Jesús Tomé )

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*