El circuito ya conocido como la ‘Ruta del Buen Vivir’  recorre 250 kilómetros de la Patagonia argentina, entre las localidades chubutenses de Lago Puelo y Corcovado, al límite con Chile. Chacras, huertas orgánicas y fábricas artesanales componen el itinerario. Además, una visita a la Capital Nacional de las Frutas Finas y a una original campiña lituana.

Al noroeste de la provincia de Chubut, se encuentra la denominada Comarca de los Andes, integrada por un conjunto de pequeñas localidades que albergan como distintivo común numerosos negocios rurales que decidieron abrir sus puertas al turismo para mostrar sus quehaceres cotidianos y los procesos a través de los cuales elaboran artesanalmente quesos, dulces, lácteos y conservas.
La Ruta del Buen Vivir, La Patagonia una travesía de agroturismo que recorre alrededor de 250 kilómetros desde la ciudad de Lago Puelo hasta Corcovado, a escasos minutos de la frontera con el vecino país de Chile. En el camino, el viajero visita chacras, huertas orgánicas y establecimientos gastronómicos, en los cuales toma contacto directo con los productores locales y degusta tradicionales delicatessen dela Patagonia.
El circuito, presentado hace poco más de cinco años, está integrado por más de 30 establecimientos agroindustriales. El objetivo primordial de esta iniciativa de la provincia de Chubut es extender la permanencia de los visitantes de la Comarca Andina y revalorizar la vida y el trabajo de las familias que residen en el campo.
Agencias especializadas ofrecen circuitos alternativos por algunos de los emprendimientos de la zona. Sin  embargo, una opción ágil y cómoda es contar con un vehículo propio o alquilado, debido a la corta distancia que separa una urbe de otra. Entre los principales accesos se encuentra la Ruta Nacional 40 -que recorre unos cinco mil kilómetros de toda la Argentina- y en todos los caminos existen carteles indicativos.
Lago Puelo
En el límite con la provincia de Río Negro, la localidad de Lago Puelo se posiciona como el portal de ingreso a la Ruta del Buen Vivir. Un destino turístico con excelente infraestructura de servicios, en cuyo territorio se encuentra un gran espejo de agua y un Parque Nacional que llevan el mismo nombre.
– Dentro del circuito, Abalauquen ofrece degustaciones de dulces caseros e infusiones campestres.
– En la Chacra Federico II, con acceso por Ruta Nacional 40, se organizan caminatas, venta de productos y degustaciones de té de pétalos de rosa y frutas finas de estación.
– Otra opción recomendada es Chacra Santa Teresita, productora de plantas aromáticas, condimentarias y medicinales. Hay paseos guiados y servicio de gastronomía, que incluye verduras de estación con salsas a base de hierbas; chucruts, hongos y encurtidos; y jugos naturales de fruta.
– Entre las huertas orgánicas más famosas está Ciesa, que ofrece talleres, semillas orgánicas y asesoramiento todo el año.
– Finalmente, se suman alternativas como El Mangrullo, especializado en frutas finas; y Granja Los Pinos, con recorridos guiados, alojamiento en casa de campo y gastronomía artesanal.
El Hoyo
Apenas unos kilómetros más al sur, la ruta temática continúa en El Hoyo, Capital Nacional de la Fruta Fina. En la mayoría de los emprendimientos, los mismos dueños guían las visitas por las plantaciones; explican los procesos de elaboración; y comercializan sus productos recién elaborados.
– Una de los emprendimientos abiertos al público es El Monje, una chacra dedicada al cultivo orgánico de arándanos, frambuesas, corintos, cassis y cerezas, así como a la elaboración de dulces caseros. A escasos minutos, se encuentra el cerro Pirque, una especie de reserva natural de huemules.
– Otra de las chacras familiares es La Casona, también con cultivos de frambuesas, cassis, moras y guindas; se dedica especialmente a la recuperación de bosques de especies nativas, como ñires, cipreses, coihues, radales y arbustivas.
Epuyén y Cholila
Los siguientes destinos de la Ruta del Buen Vivir son Epuyén y Cholila, a media hora de viaje desde El Hoyo, sitios en los cuales se visitan otras chacras agroturísticas, entre picos nevadas, lagos y valles.
– Pai-Hue, situado a la vera del río De la Mina, es un emprendimiento que produce quesos de cabra, prepara carnes asadas, cultiva frutas finas y lavandas, y posee una huerta orgánica. Hayvisitas guiadas al tambo y al establo, actividades de pesca, trekking, cabalgatas y rafting.
– Otra de las propuestas concentra cultivos de aromáticas y un huerto frutal, en el que se aprende sobre cosecha.
Campiña lituana en Esquel
Entre los distintivos de la ruta temática chubutense se encuentra una campiña lituana, situada en las afueras de la localidad de Esquel. Una chacra orgánica familiar con hospedaje turístico, en la que se elaboran encurtidos artesanales de estilo europeo, ahumados, licores y dulces, entre otros productos.
Las cabañas y los muebles están construidos a mano, con maderas de la región. Durante la estadía, el viajero cuenta con servicios de proveeduría, asadores al aire libre, juegos infantiles, quincho y solarium.
Además, en el mismo lugar fue erigido un Museo temático, que se constituye como el primero y único de la cultura lituana en toda Sudamérica. En algunos de sus salones se exhiben documentos y objetos que dan cuenta de la historia de ese país, hay otro para regionales y uno especial de Ciencias Naturales.
Final de recorrido
Gastronomía en la PatagoniaLa Ruta del Buen Vivir continúa -a 22 kilómetros de Esquel-, en la ciudad de Trevelin o Pueblo del Molino, una de las primeras colonias galesas de la Argentina. Entre los imperdibles de este destino están la Casa de Té, con tortas e infusiones, y los establecimientos productivos que cultivan bulbos de tulipán y frutas finas.
– Una de las visitas destacadas es la Estación Experimental del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), que organiza visitas guiadas.
–  También se erige allí un emprendimiento familiar dedicado a la cría de truchas y productos ahumados de jamón, ciervo, cordero y ganso, así como vinos de cereza, frambuesa, acetos, pates, licores, caviar y varios tipos de hongos.
El final de recorrido llega en la localidad de Corcovado, una villa típica de montaña con actividades de agroturismo, pesca, rafting y observación de flora y fauna.
Apartados patagónicos
– Algunos de los destinos imperdibles para sumar al itinerario son: los Parques Nacionales Lago Puelo y Los Alerces; y, hacia el norte patagónico, las ciudades de Bariloche, Villa La Angostura y El Bolsón.
Dónde dormir
Los hospedajes de lujo  en Chubut alcanzan los 180 dólares, y existen alternativas en 3 estrellas entre 100 y 127 dólares. También hay hostels y campings para los que buscan opciones económicas por menos de 20 dólares.
Cómo llegar
– En avión, una de las mejores opciones es a través de la ciudad de Esquel con vuelos directos a Buenos Aires (a 1900 kilómetros), los miércoles y domingos desde 380 dólares ida y vuelta.
– Vía terrestre, una de las rutas más importantes es la Provincial 71, que une las localidades de Trevelin, Esquel y Cholila; y, la Ruta Nacional 40, que conecta al país de Norte a Sur. (Expreso/J.R)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*