ProtestasEl movimiento de protestas contra el desempleo, la crisis del sistema financiero y la debacle de los mercados bursátiles que se ha extendido por varias ciudades estadounidenses llegará al sur de la Florida este fin de semana cuando un grupo de residentes y activistas locales alcen su voz y hagan sentir sus quejas.

La protesta se realizará a la 1:30 p.m. en el Bay Front Park, del downtown de Miami.

Beatriz Chab, una de las coordinadoras del movimiento Occupy Miami, que organiza la actividad, dijo que la concentración servirá para que las demandas de los ciudadanos sean escuchadas por las autoridades locales y federales.

“Nuestro planteamiento tiene que ver con el reclamo por una democracia real que nos represente y que no lo haga a favor del poder financiero”, indicó Chab, “También será en apoyo a la ocupación de Wall Street que sigue esta misma idea global de acción”.

En las últimas cuatro semanas cientos de manifestantes del floreciente movimiento Occupy Wall Street se han concentrado espontáneamente en el Parque Zuccotti del bajo Manhattan, en Nueva York, diciendo que luchan por el “99 por ciento” de los estadounidenses que no gozan de los privilegios del 1 por ciento más acaudalado. Desde entonces están cada vez más organizados. Cuentan con espacios de asistencia médica y ayuda legal, e imprimen su propio periódico, The Occupied Wall Street Journal.

Sus exigencias representan un abanico de temas pendientes de solución, desde poner un freno a los excesos financieros hasta combatir el calentamiento global. El movimiento cobró fuerza en redes sociales como Facebook y Twitter y ha ido sumando un apoyo colectivo de grupos independientes y organismos sin filiaciones políticas.

El lunes al menos 200 estudiantes universitarios marcharon en Boston por el centro de la ciudad con carteles que pedían una mayor atención a la educación y menos programas de rescate económico para las grandes corporaciones y la banca privada. Las movilizaciones tienen mucha similitud con una ola de protestas de los llamados “indignados” en España e Italia.

Ambos países han estado en los últimos meses en el punto de mira de los inversores por los temores sobre su solvencia y sobre la eventual necesidad de un rescate financiero. Miles de italianos se manifestaron hace un mes en todo el país en el marco de una huelga de ocho horas que provocó perturbaciones en los transportes y el cierre de monumentos turísticos como el Coliseo de Roma. Mientras, la crisis económica en España parece seguir hundiendo a un país que en épocas de bonanza fue destino acogedor de notables olas migratorias.

En el caso de Occupy Miami, Chab dijo que las demandas exigirán cambios en el engranaje político y económico para que impulsen y abran nuevas puertas a los menos favorecidos, como los jóvenes y las mujeres, los mal remunerados y los subcontratados.

“Estamos hartos de reformas antisociales, que nos dejen desempleados, que los bancos que han provocado la crisis nos suban las hipotecas o se queden con nuestras viviendas y que nos impongan leyes que limitan nuestra libertad en beneficio de los poderosos”, agregó Chab. (El Nuevo Herald)

 

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*