tabletsHP anunció que iría a la fiesta de tabletas con un año de anticipación, su mensaje causó una gran expectativa, después de todo habían adquirido Palm y las posibilidades de su sistema operativo webOs eran infinitas.

Pero cuando su tableta finalmente llegó a la fiesta, el lugar estaba saturado, las bebidas se habían acabado y la mayoría de los asistentes estaban demasiado embriagados de otras tabletas como para prestar atención a la TouchPad.

Más grave aún, tras recibir varias críticas negativas por su comportamiento, uno de los anfitriones (Best Buy en Estados Unidos) llamó a su papá Hewlett-Packard (HP) para pedirle que pasara a la fiesta a recoger a su hija porque estaba sola en un rincón.

Tras estrenarse en los anaqueles de las tiendas digitales y físicas a un precio cercano a los US$450 la tableta recibió reseñas poco optimistas que criticaban principalmente el sistema operativo y algunas de sus especificaciones técnicas.

Las ventas tampoco habían sido buenas. Cuando el sitio Woot la puso en oferta en EE.UU. -se trata de uno de los sitios que vende ofertas por un día y generalmente despacha miles de unidades- sólo vendió 600.

Diversos informes no negados aseguran que Best Buy -uno de los almacenes más grandes de productos tecnológicos en EE.UU.- adquirió 270.000 tabletas y sólo vendió 25.000, un 10%.

A poco más de seis semanas de su salida al mercado HP anunció que ya no fabricaría más la TouchPad y rebajó su precio de US$399 a US$99 causando compras de pánico y un éxito que el dispositivo nunca gozó en sus primeras semanas de vida.

¿Pero por qué HP decidió tan pronto matar a la TouchPad? La tableta salió al mercado estadounidense el 1 de julio y para mediados de agosto ya era claro que no se iba a vender.

El éxito del iPad 2 y de las múltiples tabletas con Android que están inundando el mercado hacen prever que lo que no se vende bien en las primeras semanas, no se venderá nunca ante la fuerte competencia.

La TouchPad está agotada gracias a la reducción del precio, pero HP anunció que seguirá vendiendo el aparato hasta que agote sus existencias. Se cree que la empresa fabricó cerca de un millón de estos dispositivos.

Hacer cada una de ellas le habría costado cerca de US$300 y al venderlas a US$99 está perdiendo cerca de US$200 en cada transacción. Multipliquen ese número por al menos 800.000 unidades -asumiendo que vendió 200.000 al precio de lista- y tendrán el tamaño de la pérdida de la empresa y su razón para abandonar el mercado.

Hewlett-Packard dice que no abandonará webOS y que planea vender licencias del sistema operativo a otros fabricantes. Algunos analistas creen que la idea de vender la tableta tan barata es una apuesta al futuro.

Si consiguen que mucha gente tenga su sistema operativo entonces será más fácil venderlo.

Pero quizá no todos los que compraron la tableta en oferta lo hicieron para dejarla como está.

Un grupo de desarolladores de Android está ofreciendo una “recompensa” de miles de dólares para quien consiga crear una versión del sistema operativo de Google que pueda instalarse en la TouchPad.

Si lo consiguen súbitamente las legiones de Android podrían tener un nuevo dispositivo cortesía de HP.

La TouchPad podría haber llegado a la fiesta de la mano de un acompañante y regresar a casa con otro. (BBC Mundo)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*