South BeachEn Miami Beach, donde los turistas alimentan la economía local, los hoteles repletos y las after-parties consteladas de celebridades son casi universalmente bienvenidos. Excepto en el fin de semana del Día de Recordación.

Para entonces, se espera que muchedumbres que podrían alcanzar el cuarto de millón se lancen hacia South Beach, convirtiendo el centro de las fiestas del Sur de la Florida en un festival callejero.

Pero gracias a más de una docena de años de fricción con los vecinos y estallidos de caos y violencia letal – incluyendo los tiroteos de la policía el año pasado-, propietarios de negocios, funcionarios públicos y vecinos, en lugar de abrir las puertas a la invasión, se preparan a resistirla.

“Cuando uno tiene que lidiar con muertos y con disparos, es algo completamente distinto”, dijo Jason Loeb, presidente de la Cámara de Comercio de Miami Beach, que se ha centrado más en la seguridad pública que en el flujo positivo de efectivo.

Este año, los visitantes encontrarán un plan de control de multitudes de $1.8 millones que incluye un punto de control para DUI en el viaducto MacArthur, una reorganización del tráfico en un solo sentido, un helicóptero, aproximadamente 600 agentes de policía de más de una docena de otros departamentos y equipos de vigilancia de alta tecnología.

El presidente del sindicato policial de Miami Beach dijo además que la jefatura del departamento había hecho un llamado a una cuota de 2,000 arrestos. El jefe de policía Raymond Martínez dijo que eso no era cierto, pero algunos promotores de un método más suave se han mostrado preocupados ante el anuncio de la ciudad de una política policial de “cero tolerancia”.

“Demasiada acción policial, demasiados arrestos en medio de muchedumbres es una fórmula para el desastre”, escribió Walter Richardson, presidente de la junta de Relaciones Comunitarias del Condado Miami-Dade, en carta a la alcaldesa Matti Herrera Bower sobre el programa de Goodwill Ambassador (Embajador de Buena Voluntad) del Condado.

Este año, lo mismo que en años anteriores, el Condado enviará cientos de voluntarios a Miami Beach para ayudar a mantener la paz.

Y, en un esfuerzo más sutil, la ciudad lanzó además una campaña de relaciones públicas llamada Respect the Scene (“Respeta la escena”) que usa imágenes de los jugadores del Heat de Miami Dwyane Wade y Udonis Haslem para llegar a los jóvenes.

Las fiestas del fin de semana del Día de Recordación en el distrito de entretenimiento de Miami Beach han sido un acontecimiento anual que polariza a muchos durante más de una docena de años, y en particular desde el 2001, en que multitudes atraídas por promotores del Nordeste y DJs de música hip hop abrumaron a la policía poco preparada y armaron el caos. La policía tuvo que lidiar con tiroteos y riñas callejeras, y en una ocasión lanzaron gases lacrimógenos en el Loews Hotel.

Desde entonces, decenas de miles de turistas y excursionistas se lanzan a South Beach todos los años en esa fecha. Algunos vienen para eventos en los clubes, pero muchos acuden para ver pasar gente ebria por calles repletas de autos como Cadillacs verde neón sobre ruedas gigantescas y con televisores montados en el maletero, y hasta un club móvil de bailarinas desnudistas danzando detrás de paredes de vidrio. (El Nuevo Herald)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*