LRobo de identidadas autoridades federales intensificaron el miércoles su ofensiva contra los delitos de robo de identidad y fraude de impuestos, y arrestaron a 30 sospechosos surfloridanos –incluyendo a un hombre de Miami Gardens que enfrenta un juicio por asesinato, bajo acusación de presentar declaraciones de impuestos falsas para recibir devoluciones por millones de dólares.

La fiscalía presentó oficialmente cargos en Miami contra un total de 40 sospechosos, acusándolos de robar la información personal de unas 54,000 personas y usarla para presentar declaraciones de impuestos falsas, con el objetivo de recibir devoluciones del Servicio de Rentas Internas.

Un acusado obtuvo los números de Seguro Social de 26,000 personas a través de una base pública de datos, según documentos judiciales. Otro grupo de acusados presentaron declaraciones de impuestos falsas a nombre de 5,000 personas —casi todas difuntas— y recibieron $6 millones en devoluciones del IRS.

“El robo de identidad y las estafas de devolución de impuestos son un verdadero maremoto de fraude que se nos viene encima”, indicó el fiscal federal Wifredo Ferrer en conferencia de prensa, señalando que pandilleros, narcotraficantes y criminales violentos se han convertido en el rostro de “uno de los problemas más generalizados y de más rápido crecimiento en Estados Unidos”.

Entre los arrestados el miércoles está Lineten “Link” Belizaire, quien fue acusado en agosto de matar en Lauderdale Lakes a dos mujeres y un bebé. Estaba en libertad bajo fianza esperando juicio en el condado Broward.

Belizaire, de 21 años, de Miami Gardens, se declaró inocente de las muertes en enero a tiros de Octavia Barnett, de 21 años; la compañera de casa de Barnett, Natasha Plummer, de 25; y el hijo de seis meses de Plummer, Carlton Stringer Jr.

Ferrer afirmó que el juicio por asesinato no estaba relacionado con la acusación federal a Belizaire, quien alega que él y tres asociados suyos presentaron cientos de declaraciones de impuestos falsas para recibir devoluciones por un total de $1 millones y pidieron que los pagos se hicieran en forma de tarjetas de débito prepagadas durante el último año.

Diez de los permanecen en libertad, indicaron funcionarios.

Los arrestos del miércoles, llevados a cabo por un nuevo equipo de trabajo sudfloridano —compuesto por agentes del IRS, FBI, Servicio Secreto, Servicio de Inspección Postal de EEUU y departamentos de policía locales— ocurrieron tras una orden del Departamento de Justicia del 1ro. de octubre. El edicto dio a las autoridades a nivel local una mayor libertad de acción para perseguir a los delincuentes de fraude fiscal que roban la identidad de otras personas para estafar al gobierno federal.

Las víctimas han ido desde agentes de policía del sur de la Florida a sobrevivientes del Holocausto y marines estacionados en Afganistán.

“Sabemos que el robo de identidad y el robo de impuestos ha destrozado las vidas de los contribuyentes”, declaró José “Tony” González, agente especial a cargo de la unidad de investigaciones criminales del IRS en Miami.

Amplió que el IRS está desarrollando “filtros” de  software para detectar falsas solicitudes de reembolso de impuestos, pero que la agencia también se encuentra bajo presión constante de hacer devoluciones lo más pronto posible a solicitantes legítimos. “Tenemos que ser cuidadosos y no demorar las devoluciones a los contribuyentes inocentes”, subrayó.

Los problemas de robo de identidad y fraude fiscal han crecido tanto en la era de la internet, que recientemente un inspector general del Departamento del Tesoro presentó un informe sobre la crisis. La investigación concluyó que el IRS pagó más de $5,200 millones en devoluciones de impuestos a estafadores que presentaron alrededor de 1.5 millones en declaraciones de impuestos falsas usando la identidad robada de otras personas. El informe pronosticó que los estafadores probablemente estafen otros $21,000 millones al IRS durante los próximos cinco años.

Entre las ciudades de EEUU con la mayor cantidad de declaraciones de impuestos fraudulentas: Tampa (88,724 declaraciones, con devoluciones de $468 millones); Miami (74,496 declaraciones, con devoluciones de $280 millones) y Atlanta (29,787 declaraciones, con devoluciones de $77 millones).

En la conferencia de prensa, las autoridades dijeron que el número per cápita en el área de Miami de declaraciones falsas en base al robo de identidad era 46 veces el promedio nacional, y el valor per cápita de devoluciones fraudulentas era de 70 veces el promedio de EEUU.

Michael Steinbach, jefe de la oficina del FBI en Miami, aseguró que el delito ha “alcanzado un nivel epidémico” en años recientes. Advirtió al público que guarde bien sus números de Seguro Social, ignore correo electrónico fraudulentos y rompa su información financiera personal antes de echarla a la basura.

La raíz del problema es que los estafadores que presentan declaraciones falsas de impuestos han explotado una brecha en el sistema electrónico del IRS, según la Oficina de Responsabilidad Gubernamental de EEUU.

La agencia federal de vigilancia concluyó que el IRS no compara las declaraciones de impuestos con los formularios de ingresos W-2 que los empleadores presentan hasta meses después del fin de la temporada de envío de las declaraciones el 15 de abril. Los empleadores presentan los formularios a fines de febrero o principios de marzo; el IRS no los compara con los ingresos de reportados por los empleados en los formularios 1040 hasta junio.

Eso es demasiado tarde para detectar a los ladrones de identidades que presentan declaraciones falsas a nombre de otras personas meses antes y ya han recibido y hecho efectivo su cheque de devolución de impuestos.

Este año, hasta el momento, un total de 79 sospechosos surfloridanos han sido acusados de presentar $40 millones en declaraciones fraudulentas de impuestos por medio de robo de identidad, según la fiscalía federal.

Entre los casos más importantes presentados el miércoles: una pandilla de tres personas —Serge St-Vill, de 62 años, de Miami, Muller Pierre, 62, de North Miami Beach, y Finshley Fanor, 34, de Lauderhill — presentaron miles de declaraciones de impuestos a nombre de personas sobre todo difuntas, para recibir $14 millones en devoluciones fraudulentas, según una orden de arresto.

El acusado más prominente de este año ha sido William Joseph, ex  defensive tackle de la Universidad de Miami que jugó en la NFL durante gran parte de la última década, quien se declaró culpable en agosto de cargos de fraude fiscal.

Joseph, de 32 años, de Miramar, admitió haber hecho efectivo un cheque de devolución de impuestos por $10,088 del Departamento del Tesoro a nombre de una persona con las iniciales “I.P.” en abril en una tienda de cambio de cheques en North Miami, según su acuerdo extrajudicial.

Sin que él lo supiera, la tienda era una fachada para una operación encubierta del FBI.

En la conferencia de prensa del miércoles, el fiscal federal llamó además la atención sobre su caso más trágico: el mes pasado, un jurado federal halló culpable a un hombre de Miami-Dade de matar a tiros al cartero Bruce Parton en diciembre del 2010, como parte de una conspiración para robar identidades y presentar declaraciones de impuestos falsas a nombre de dichas personas.

El jurado concluyó que Pikerson J. Mentor, de 30 años, mató a Parton, de 60, vecino de Pembroke Pines, para obtener su llave maestra a fin de que él y su cómplice tuvieran acceso a los buzones —y la información financiera personal en el correo— de los residentes de edificios de apartamentos de North Miami-Dade.

Se ruega a las víctimas de robo de identidad y fraude fiscal que se pongan en contacto con el IRS a través de su página de internet, www.irs.gov. (El Nuevo Herald)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*