El veterano   salsero  Junior  González trazó su propio camino. Prueba  de ello fue cómo comenzó a labrar  su  carrera con la difícil encomienda de sustituir a Ismael Miranda en la década  del 70 como vocalista de  la legendaria  Orquesta de Larry  Harlow.  

Junior Gonzalez junto al periodista Jairo CubaGonzález,   con un metal y color  de voz diferente a otros  soneros de esa  época,   brilló por mérito propio. Tanto así,  que uno  de los  proyectos musicales más destacados  y de referencia   en  el género,    la primera ópera latina titulada “Hommy”, fue  protagonizada por él junto    a Celia Cruz, Cheo Feliciano, Pete “El Conde” Rodríguez, Justo Betancourt y Adalberto Santiago.

Ayer, el  sonero se despidió  de este plano físico, según confirmó  su hija Arlene González. El cantante   falleció   cerca de las  8:00 a.m. en brazos de  ésta  en el Hospital Auxilio Mutuo.

El salsero,  que tenía 63 años, nació  el 7 de mayo de 1949 en Coamo.  A los 18 años se radicó  en  Nueva York. Fue  allí  que inició  su carrera  en 1971 al ingresar a  la agrupación de  Harlow.

El vocalista, con 40 años de carrera en la música, estuvo delicado de salud en las pasadas semanas  por problemas del páncreas y en el hígado, y  en los últimos  días    empeoró su condición. Con su  partida,  el pueblo salsero  pierde un veterano  que, como muchos otros,  en los últimos     concentró  su  carrera   fuera de Puerto Rico. Europa,  Venezuela y  Colombia han bailado  con fuerza  temas como ‘La cartera’, ‘No hay amigo’ y ‘El paso de Encarnación’ entre otros.

Para   el “Niño  Bonito de la Salsa”,  Ismael Miranda, González  fue un gran amigo y  colega   que  supo destacarse  en el género por la  “particularidad de su  voz”. Entre las anécdotas que  atesora figuran  los meses de entrenamiento que  le  dio  en su casa para  que entrará  a la orquesta de  Harlow.  

“Junior  apareció  en un baile  y me dijo que cantaba.  Estaba  por  irme  de la Orquesta  de Larry  Harlow. Ese día  cantó  un tema. Le dije que  fuera  a casa para   ayudarlo. Estuvo  como  dos  meses y medio; le enseñaba las canciones  y  cómo  sonear un poquito. Empezó  con  Harlow  hasta  que  se quedó  como  vocalista.  Su  legado fue  su voz.   Todos los  discos   que grabó  Larry  fueron éxitos. Sobre todo  la ópera ‘Hommy’, de ahí  adelante empezó  a hacer sus  cosas con mucho éxito  hasta  que se fue como solista”,  recordó Miranda, quien grabó con  González  el    disco  “Cantar o no cantar”.

González  inició  su   carrera  como solista  en 1976  con el  disco “Tiempos buenos”, en el que grabó el éxito ‘A bailar el son’ de la autoría de Bobby Capó.

Un año más  tarde grabó    el disco “Mi estilo” y en el 1978  volvió  a  unirse  a  Harlow  en el  clásico titulado “Our Latin Feeling”.

Cabe señalar  que dentro  del pentagrama  musical se encuentra la participación de González con el maestro Tito Puente   en el  álbum “Tribute to Benny More”, que fue nominado a un Grammy.

Para   Cheo  Feliciano,  la muerte  del vocalista es la partida  de un sonero y un jíbaro musical.

“Compartí con él  tantas  cosas personales y profesionales. Con  Junior  trabajamos  en ‘Hommy’. Además  de ser  salsero  tenía  cosas de jibarito.  Era  muy bueno  en  la música  autóctona.  Podía  expresarse  y  dominaba  el  género. Rimaba  y dominaba la décima que es un arte  que  no  todos  pueden ejecutar. Por  lo menos pudo  celebrar   los  40  años  de  su  carrera  con el disco  de aniversario. Nuestra salsa está  de luto. Fue tremendo sonero  y compañero”, expresó emocionado Feliciano.

El cantante fue una de las estrellas principales del internacional Margarita Salsa Festival que organiza el periodista venezolano Jairo Cuba en Isla Margarita, Venezuela.

 Discordia familiar 

Por  otro lado,  la  muerte  del  salsero  ha provocado una  discordia  familiar  entre  la hija mayor  del cantante,  Arlene González,  y  la que fuera compañera y manejadora del cantante, Ramonita Parra.

González  indicó a  El  Nuevo  Día   que Parra se opone  a  la voluntad de ella y  el resto de  sus hermanos   Desna, Jonathan Adolfo y Joshua,  de  que  su  padre sea velado y enterrado en su natal   Coamo .

“Esta  mujer (Parra),   en medio  del  dolor, está  haciéndonos la vida  imposible  como  se la  hizo a  mi papá  en los  últimos  días.  Ella no  podía  entrar al  hospital porque  tuvimos  que  ponerle  una orden de restricción”,  sostuvo  Arlene, producto  del  primer matrimonio del  sonero.

“Mi padre  nunca se casó con ella. Ellos  tuvieron una relación de cinco años.  Si tengo que ir a los tribunales  lo  haré. Ya me  asesoré con los  abogados”, agregó.

Ante  este pleito familiar, la  hija  del  cantante no pudo  precisar cómo  y cuándo  serán las  exequias  del sonero.

“Lo único  que  deseo es  que mi padre descanse en  paz”, concluyó con la voz entrecortada. (ENDI)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*