ObamacareEl presidente Barack Obama decidió ampliar el plazo de inscripción a su reforma sanitaria para aquellos que demuestren que han iniciado los trámites de contratación de un seguro médico, pero no han podido obtenerlo aún por complicaciones en el proceso.

“El plazo para inscribirse acaba el 31 de marzo, pero estamos observando un auge en la demanda y por eso queremos asegurarnos de que estaremos preparados para ayudar a quienes esperen al último momento para contratar un seguro”, dijo al diario Aaron Albright, portavoz de los Centros de Medicare y Medicaid.

Quienes aleguen no haber podido completar la inscripción antes del 31 de marzo, el plazo límite establecido para este año, debido a complicaciones en el proceso, tendrán hasta mediados de abril para pedir una ampliación.

Esta nueva flexibilización se enmarca en los esfuerzos de la Casa Blanca para lograr el mayor número de inscritos posible tras el fiasco de los primeros meses de su puesta en marcha debido a los fallos técnicos de la página web.

El objetivo que se marcó en un principio la Administración Obama era lograr siete millones de asegurados para cuando terminara el plazo de registro de este año, pero los problemas de los primeros meses de la reforma redujeron las expectativas a los seis millones y muchos expertos auguraban que no se superarían los cinco en 2014.

Sin embargo, el 17 de marzo la reforma alcanzó los cinco millones de inscritos, una cifra por debajo de las expectativas iniciales de la Casa Blanca, pero que aleja la posibilidad del fracaso rotundo que se temió los primeros meses de su puesta en marcha.

La Casa Blanca anunció el pasado 6 de marzo otra flexibilización. En esa ocasión dio dos años más a los ciudadanos que tienen un seguro médico que no cumple los requisitos de la ley para que encuentren una nueva cobertura, con el fin de “suavizar la transición” hacia el nuevo sistema.

La reforma, promulgada en 2010 y puesta en marcha en otoño del año pasado, establece una lista de requisitos que no cumplen muchos de los seguros actuales y obliga por tanto a escoger una cobertura acorde con los nuevos estándares.

Requisitos obligatorios

La administración Obama optó por esa nueva relajación en los plazos para evitar un posible caos tras el fiasco el año pasado de la página web de contratación de seguros, que se lanzó sin estar completamente lista y dio numerosos fallos.

Los esfuerzos de la administración por facilitar el acceso al nuevo sistema, responden a que del éxito o no de la puesta en práctica de la reforma este año dependerá en buena medida que Obama remonte en las encuestas de popularidad, factor clave para el futuro de los demócratas en las elecciones legislativas de noviembre.

Obama dejó claro, desde que comenzó a aplicarse la reforma en otoño pasado, que continuaría haciendo ajustes en su aplicación si estos eran necesarios para “suavizar” la transición de todos los ciudadanos al nuevo sistema.

Con los datos publicados por el Gobierno durante los últimos tres meses, la reforma sanitaria mejora sus números y cala entre la población más joven y sana, imprescindible para garantizar la viabilidad del nuevo sistema.

Según reveló en febrero el departamento de Salud, el 25 por ciento de los inscritos en la reforma hasta ahora tienen de 18 a 34 años, lo que apacigua el temor de las compañías aseguradoras, que han alertado de la necesidad de que la población más sana se inscriba para equilibrar los costes.

Critican extensión

Promulgada en 2010 y rechazada aún por muchos republicanos, la reforma sanitaria está considerada como el mayor logro en política nacional del mandato de Obama, aunque su puesta en marcha quedó lastrada el año pasado por el fiasco del lanzamiento de la página web de contratación de seguros en octubre.

A estos fallos se han sumado las quejas de la comunidad empresarial por los costes y el poco tiempo dado para adaptarse a la nueva ley.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, criticó la nueva ampliación de la fecha límite para la inscripción en los seguros médicos anunciada este martes por la Casa Blanca y la consideró “una broma”.

“¿Qué demonios es esto, una broma?”, se preguntó el republicano, después de que la Administración anunciara un nuevo retraso de la fecha límite para aquellos que ya hayan comenzado el papeleo pero no lo hayan concluido.

“Esto es parte de un patrón de largo plazo de esta Administración de manipulación de las leyes para su propia conveniencia. Y no es difícil entender por qué el pueblo estadounidense cuestiona el compromiso de esta Administración con el Estado de Derecho”, agregó el legislador.

Boehner reiteró que el 31 de marzo es el final de las inscripciones para este año según lo especificado por la ley.

(EFE)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*