Los estudiantes afroamericanos e hispanos afrontan fuertes medidas disciplinarias, tienen menos acceso a cursos avanzados en la secundaria, y tienen más posibilidades de tener maestros mal pagados y con menos experiencia, según un informe divulgado este viernes por el Departamento de Educación.

Estudiantes hispanosEl informe arroja duras verdaderas sobre el ambiente de aprendizaje de 49 millones de estudiantes en todas las 97,000 escuelas públicas de EEUU y sus 16,500 distritos escolares. La mina de datos busca educar a la clase política sobre la urgencia de cerrar la brecha educativa en EEUU.

Los secretarios de Educación, Arne Duncan, y de Justicia, Eric Holder, y la secretaria adjunta para Derechos Civiles, Catherine Lhamon, discutirán el voluminoso informe durante una visita a una escuela pública en la capital estadounidense.

Según el informe del año escolar 2011-2012, las desigualdades raciales en la aplicación de medidas disciplinarias empiezan desde la etapa preescolar, algo que según Holder, la Administración Obama intenta corregir “con agresividad” para que los jóvenes terminen en un aula universitaria y no en una cárcel.

Cerca de 5,000 preescolares fueron suspendidos una vez y al menos 2,500 en más de una ocasión durante ese ciclo escolar, aunque el informe no precisa las causas.

Los afroamericanos representan el 18% de esa población de un millón de niños pero conforman el 48% de los que son suspendidos más de una vez. En cambio, los latinos son el 29% de ese grupo y el 20% de los suspendidos en más de una ocasión.

Los blancos son el 43% de los niños preescolares y el 26% de los suspendidos más de una vez.

En los grados posteriores, los afroamericanos son el 16% de los alumnos y el 42% de los suspendidos, mientras que los hispanos son el 24% de la población estudiantil y el 21% de los suspendidos en más de una ocasión.

La política de “cero tolerancia” en las escuelas afecta desproporcionadamente a las minorías, con serias consecuencias: los alumnos que son suspendidos tienen mayor riesgo de repetir un grado, abandonar los estudios, y terminar atrapado en el sistema de justicia juvenil.

Asimismo, los afroamericanos e hispanos son el 37% de los estudiantes de secundaria, y apenas el 27% de los inscritos en al menos un curso avanzado. Los alumnos en cursos de aprendizaje de inglés son el 5% de los estudiantes de secundaria y el 11% de los que repiten grado.

Según el informe, una cuarte parte de las escuelas con los mayores porcentajes de afroamericanos y latinos no ofrecen Algebra II, y una tercera parte no ofrece química.

Además, los afroamericanos y latinos tienen mayores posibilidades de tener maestros con menos experiencia y menos salarios que sus pares en otras escuelas, se indicó.

Todo esto pinta un panorama poco halagüeño del sistema escolar público, aún cuando la Administración Obama busca mejorar el acceso a los programas preescolares, reducir aún más la deserción escolar, y aumentar el acceso a la educación universitaria.

(La Opinion)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*