Terremoto en Guatemala

El terremoto de 7,2 grados en la escala de Richter registrado el pasado miércoles centró el ámbito noticioso esta semana en Guatemala, donde de manera preliminar el presidente Otto Pérez Molina ha hablado de 52 muertos y tres desaparecidos. Cientos de guatemaltecos salieron despavoridos a las calles de la capital, luego del estremecimiento hace tres días.

Prensa Latina durante un recorrido en taxi de más de 25 cuadras hasta el centro de negocios Euro Plaza -y de regreso a pie- pudo constatar como cientos de pobladores estaban en las avenidas con celulares en mano, a través de los cuales llamaban a familiares, amigos o se informaban sobre la magnitud del movimiento telúrico por las redes sociales.

Una mujer de unos 40 años cayó desmayada frente al Euro Plaza por la fuerte sacudida de más de 30 segundos.
Guatemala cuenta con 60 millones de dólares provenientes de préstamos internacionales para mitigar las afectaciones provocadas por el sismo, ha afirmado Pérez Molina.

 Ante esta situación, solicitó a las autoridades de Estados Unidos detener las deportaciones de guatemaltecos desde ese país, donde según la cancillería local viven un millón 300 mil inmigrantes procedentes de aquí.

En conferencia de prensa, el gobernante indicó este viernes que firmó una carta oficial para enviar a su homólogo estadounidense, Barack Obama, en la cual le comenta la crítica situación derivada del intenso movimiento telúrico de este miércoles, y le pide frenar las repatriaciones de guatemaltecos

Desde la capitalina sede de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) señaló que insta a Obama a otorgar a los emigrantes el Estatuto de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés).

Asimismo, aseveró que el canciller Harold Caballeros intenta comunicarse con la secretaria de Estado Hillary Clinton y la secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, para ponerlas al tanto del tema.

Durante las declaraciones a periodistas, el jefe de Estado informó que el departamento de Suchitepéquez también está en estado de calamidad junto a San Marcos, Quetzaltenango, Quiché, Sololá, Huehuetenango, Totonicapán y Retalhuleu; territorios más afectados por el seísmo.

Esa medida, con 30 días de vigencia en esos lugares, se aplica para evitar o reducir posibles perjuicios ante cualquier emergencia, señala el artículo 15 de la Ley de Orden Público.

 Las autoridades cuantifican los daños humanos y materiales a raíz de evento sísmico, sensible en todo el territorio nacional, con excepción del norteño departamento de Petén.

Guatemala sufre constantes temblores de tierra, uno de los más tristemente célebres fue el acontecido el 4 de febrero de 1976, de 7,6 grados en la escala de Richter y saldo de casi 23 mil muertos y 76 mil heridos. (PL)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*