El grupo liderado por David Beckham, que quiere crear un estadio de la Major League Soccer en Miami, ha reducido sus opciones para ubicarlo. El antiguo Orange Bowl parece ser el que tiene menos obstáculos.

Beckham y socio Simon Fuller se reunieron con con el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, para discutir distintas posibles ubicaciones del estadio y la forma en que el condado podría ayudar a la franquicia propuesta. Han estado buscando un lugar para unos 40.000 a 45.000 asientos. Beckham quiere asegurar un sitio en los próximos dos meses, ya que el tiempo es vital para establecer la franquicia.

De los tres lugares considerados, el de menor resistencia es el sitio del antiguo Orange Bowl junto a Marlins Park. Parte del terreno es propiedad del condado y la ciudad. Podría utilizar el estacionamiento de los Marlins, pero se encuentra fuera del núcleo urbano de la ciudad y lejos de estaciones de transporte público.

El grupo también está considerando seriamente un sitio en Overtown, pero es menos entusiasta al respecto. Otra propiedad a lo largo del río de Miami está en estudio, pero es de propiedad privada y los precios de las propiedades a lo largo del río han aumentado.

La Universidad de Miami quisiera ser parte del trato, y compartir el estadio con su equipo de fútbol, pero tendría que anular su contrato con los Miami Dolphins en el Sun Life Stadium.

Leer completo en South Florida Business Journal

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*