Congreso USEl Congreso más partidista y menos productivo de que se tenga memoria en la historia republicanos de Estados Unidos, partió de Washington para dedicarse a la campaña electoral.

El Senado cerró el Capitolio después de enviarle al presidente la aprobación de un proyecto de ley sobre el gasto a fin de evitar el cierre del gobierno el 1 de octubre. Se aprobó en una votación de 62-30 después de la medianoche.

Dejaron tras de si, una gran cantidad de asuntos pendientes para resolver en la temporada postelectoral en los cuales figuran el presupuesto y los impuestos, la política agraria y leyes para rescatar al Servicio Postal de insolvencia.

La Cámara de Representantes bajo control republicano aprobó previamente por última vez, un inútil esfuerzo para atacar a Obama con una ley titulada “Detengan la guerra contra el carbón”. La medida que no tiene posibilidades de ser aprobada en el Senado tiene el propósito de reavivar a la industria a la vez que obstaculizan la imagen política de Obama en estados carboníferos de Ohio y Virginia. (AP)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*