Djokovic, Rey de MiamiNovak Djokovic se adjudicó   su tercer título en el Masters de Miami al imponerse en la final 6-1, 7-6 (5)  sobre Andy Murray.
Djokovic revalidó el título del torneo, del cual salió campeón en 2007. Pete Sampras, con seis conquistas, es el tenista más laureado en Cayo Viscaíno.

El número uno mundial sólo encaró una bola de quiebre en el duelo, en el quinto game, y el serbio lo levantó.
En el desempate del segundo set, Djokovic perdió solamente un punto en su saque y se despegó definitivamente cuando Murray cometió una doble falta para irse arriba 3-2 y selló el triunfo cuando el escocés mandó desviado su último disparo.
Djokovic no perdió un set en seis partidos, y levantó 25 de 30 bolas de quiebre en su contra. Mejoró a 20-2 su récord este año, y a 90-8 desde el principio de 2011. Ha ganado cinco títulos de Grand Slam, incluyendo los tres últimos.
“Estoy jugando a mi mejor nivel… el mejor tenis que he jugado”, afirmó Djokovic. “Tengo que aprovechar eso lo más que pueda”.
Lo que sigue ahora es la temporada en arcilla, la cual culmina con el Abierto de Francia, el único torneo que Djokovic no ha ganado.
“Esto es muy alentador para mí antes de la temporada en canchas de arcilla”, agregó. “Voy a tener más confianza”.
Murray, cuarto preclasificado, estaba fresco pero algo fuera de ritmo. Apenas disputó tres partidos para llegar a la final y no tuvo que actuar en las semifinales debido a la baja por lesión de Rafael Nadal.
Avanzó gracias a victorias fáciles y éste fue su primer encuentro desde el miércoles, lo cual podría haber explicado su arranque lento.
El desigual resultado del primer set fue un poco engañoso, pero Djokovic ganó los puntos cruciales y cerró la manga, que duró 47 minutos, sirviendo un as.
El serbio se vio más exigido en el segundo set y en más de una ocasión azotó las manos contra las caderas en señal de frustración, pero su servicio lo sacó de problemas repetidas veces.
“(Djokovic) no tiene muchas fisuras en su juego”, dijo Murray. “Cuando juegas contra él, normalmente se requieren seis, siete, ocho golpes, como devoluciones ininterrumpidas de 15 ó 16 golpes, para ganar muchos puntos. Es necesario ser muy paciente, elegir los momentos para buscar las voleas adecuadas. Es por eso que ha tenido tan buen desempeño en los últimos 18 meses”.
Cuando Djokovic aseguró el triunfo, gritó junto con el rugido de la multitud, miró hacia el cielo, cerró los puños y acercó los codos al cuerpo, una rutina con la que suele celebrar sus triunfos.
Murray también perdió la final de 2007 ante Djokovic, pero ganó el torneo en 2009. (AP)

 

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*