A mediados de 2016, el dispositivo de telepeaje prepago SunPass de Florida será aceptado en una amplia franja del sudeste de EUA, lo que permitirá a un conductor viajar por la mayoría de las autopistas desde Texas hasta Carolina del Sur sin tener que salir de su coche o reducir la velocidad. Florida ya tiene ofertas de reciprocidad con Georgia y Carolina del Norte que permitirán a SunPass ser aceptado en sus carreteras, y que sus dispositivos de peaje electrónicos funcionen aquí. Ya está a punto de unirse Carolina del Sur, y se espera que Texas y Alabama lo hagan el próximo año. A pesar de focos de feroz resistencia a lo nuevo, 100.000 nuevos SunPasses se venden cada mes.

Todo es parte de una carrera a nivel nacional por la compatibilidad de los dispositivos nacionales de peaje electrónicos, encomendada por el Congreso en una asignación de transporte de 2012. Se estableció un plazo hasta 2016 para lo que se conoce en la industria como “interoperabilidad”. Y aunque casi nadie piensa que se cumpla el plazo, los 35 estados y territorios que operan las autopistas con peaje están tomando fuertemente la delantera. El aumentos más dramáticos han sido por el E-ZPass, un dispositivo de peaje que ahora se utiliza dentro 15 estados del noreste y Kentucky pronto se sumará.

Este es un gran salto para un sistema que comenzó vinculando siete puentes y carreteras en una pequeña región al otro lado de las fronteras de Nueva York, Nueva Jersey y Pensilvania. La expansión de la reciprocidad de peaje ha llegado a pesar de grandes obstáculos tecnológicos. Hacer compatibles los tres diferentes sistemas de uso generalizado en el país ha sido un reto. La parte computacional es lo más fácil. Son las prácticas comerciales las que realmente complican el proceso.

Leer completo en Miami Herald

Tags:

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*