Disidentes cubanos se mostraron hoy consternados con la muerte este viernes de la líder de las Damas de Blanco, Laura Pollán, cuyos restos serán incinerados en La Habana y sus cenizas descansarán en Manzanillo, su localidad natal, ubicada en la provincia oriental de Granma.

“Estamos a las afueras del hospital donde falleció Laura Pollán. Consternación. Dolor. Lágrimas”, escribió este viernes en su cuenta de Twitter la famosa bloguera Yoani Sánchez.

Pollán, fallecida en un hospital de La Habana de un paro cardiaco tras una semana en estado muy grave por una insuficiencia respiratoria y descompensación diabética, será velada esta noche en una funeraria de la capital y posteriormente sus restos serán incinerados, como era su voluntad.

Las cenizas de Laura Pollán se esparcirán en Manzanillo, según explicó a Efe Héctor Maseda, el esposo de la líder de las Damas de Blanco y ex preso político del Grupo de los 75 -opositores condenados durante la ola represiva conocida como la Primavera Negra de 2003-.

“Escogeremos un campo florido, donde ella se sienta satisfecha, que debe ser de girasoles o gladiolos”, declaró Maseda.

Al hospital habanero donde falleció Laura Pollán acudió Berta Soler, una de las Damas de Blanco más allegadas a la fallecida.

“Para mí es un dolor muy grande. Ella es mi hermana, mi amiga (….) Es una mujer con mucho amor que dedicó y entregó su vida por la libertad de los presos políticos” recordó Soler visiblemente emocionada.

“Esta lucha va a continuar. Laura físicamente no está con nosotras pero espiritualmente sí. Está con nosotras y nosotras junto a ella”, agregó en declaraciones a Efe.

Al conocer la muerte de Pollán, el opositor y activista de Derechos Humanos Elizardo Sánchez subrayó la “batalla denodada” que libró por la libertad de su esposo, apostando incluso con su propia salud.

“Comprometió su salud. Fue también víctima de maltratos físicos y psicológicos”, dijo a Efe Sánchez en alusión a los actos de hostigamiento que Pollán sufrió junto a sus compañeras por parte de grupos de seguidores del régimen cubano, el último de ellos el pasado 24 de abril.

Óscar Espinosa, economista disidente y ex preso de los 75 que fue excarcelado hace años por motivos de salud, lamentó hoy “extraordinariamente” la muerte de Pollán porque aún tenía “mucho que dar en la ”construcción de la democracia en Cuba“ y recordó que su papel y el de las esposas de los presos fue un importante factor para las posteriores liberaciones.

Para Miriam Leiva, esposa de Espinosa, y fundadora de las Damas de Blanco con Pollán su fallecimiento ha sido ”muy doloroso“ y recordó que la labor junto a ella en la causa de los presos y con el objetivo puesto en avanzar hacia la democracia.

Laura Pollán

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*