Maria Corina MachadoSintiéndose débil luego de perder la careta de legitimidad en las elecciones presidenciales de abril, el chavismo está dejando de lado toda postura artificial de democracia para instaurar un régimen policial en Venezuela, que pasaría del total control de los espacios públicos al férreo dominio del ciudadano, dijo diputada María Corina Machado.

La diputada, quien se encuentra esta semana en Miami, advirtió que el régimen de Nicolás Maduro concluyó que su supervivencia ahora depende de ejercer un mayor control social, y para ello pretende meterse en los hogares de los venezolanos y cerrar los espacios para el pensamiento libre.

“En Venezuela no hay democracia, pero peor aún, en Venezuela estamos pasando a un estadio superior, desde un autoritarismo a un totalitarismo”, dijo Machado en un encuentro con la Asociación de Periodistas Venezolanos en el Extranjero (Apevex).

“Este gobierno lo que quieres es doblegarnos y obligarlos a claudicar completamente. No le basta con el control de los espacios públicos, como en el autoritarismo tradicional, sino que quiere también controlar la conciencia y los espacios individuales”, explicó la diputada, en un encuentro realizado en Doral.

Esa es la razón detrás de un recrudecimiento de la persecución política, con planes para encarcelar a diputados y dirigentes de la oposición bajo acusaciones de que conspiran con desestabilizar al régimen.

La propia Machado enfrenta una investigación ante la Asamblea Nacional, luego de que el gobierno presentara una grabación de una conversación privada que la diputado tuvo en la residencia de un profesor, en la que ella comentaba que un líder de la oposición declaró en Washington que la única forma de terminar con el régimen chavista era a través de un golpe de Estado.
En el encuentro con los periodistas venezolanos del domingo, Machado dijo que el audio de la conversación de más de dos horas fue editado para tergiversar su contenido.

“En una conversación de dos horas editada a cinco minutos a ustedes los pueden poner a decir cualquier cosa”, comentó.

Los esfuerzos del régimen por incrementar el control social también están detrás del sistemático aniquilamiento de las universidades, la ideologización de las escuelas y la reducción de los espacios para los medios de comunicación, lo cual responde a una necesidad de reducir los escenarios donde el pensamiento libre puede florecer, dijo.

Pero el chavismo también pretende ingresar a los hogares de los venezolanos, con iniciativas como el proyecto de ley de lactancia moderna, que tuvo que ser retirada el mes pasado en medio de una lluvia de críticas.
“Usted se imagina a un gobierno […] que siente que es capaz de poder meterse entre el pecho de la mamá y la boca de el bebe, para obligarte, para penalizarte a ti y a los médicos y los hospitales por la manera cómo alimentas, o no, a un bebé recién nacido”, comentó la diputada.

“Eso es algo que suena tan insólito que la gente lo descarta, pensando que eso no lo van a poder hacer. Pero […] eso demuestra una cosa: ellos son capaces de pensar esto. Esto demuestra que se quieren meter en tu casa, y decidir como tú debes pensar. A ellos no les basta la obediencia, ellos quieren fervor, para obligarte claudicar ante su propia conciencia”, expresó.

El chavismo se dispone a incursionar en las aguas del totalitarismo en momentos que en luce debilitado tras los resultados de las elecciones del 14 de abril, en los que la oposición demostró al mundo que es mayoría, dijo la diputada.

“Eso no se había conseguido hasta ahora. Nos tomó años que el mundo reconozca que somos mayoría, y que tenemos la disposición y la determinación para hacer valer esa expresión y ese apoyo que dio el voto soberano el pasado 14 abril”, dijo Machado.

El chavismo ha tratado de hacer creer al mundo que es la mayoría del país, y sobre todo que cuenta con el respaldo de los sectores populares.
“El 14 de abril todas esas máscaras se cayeron. El mundo ya sabe lo que nosotros sabíamos hace muchos años y eso es que somos una mayoría los que queremos no solo otro gobierno sino otro modelo de sociedad”, enfatizó.
No obstante, el chavismo es un régimen que quiere “mantenerse en el poder a cualquier precio”, y para eso quebranta los derechos y las libertades ciudadanas. Uno de sus principales instrumentos para poder perpetrarlo es acallar las voces y limitar la libertad de expresión, comentó.

Otro de los instrumentos es el aumento de la represión, que acarrea un incremento de las violaciones de los derechos humanos para doblegar al ciudadano.

Parte de esto comenzó a verse con la persecución de los empleados públicos, en la denominada “Operación Limpieza”, que condujo a la revisión de las redes sociales y de los espacios más íntimos de los trabajadores estatales para ver si había alguna evidencia de que habían traicionado a la “revolución” votando a favor del opositor Henrique Capriles.

También está la amenaza lanzada por el propio Maduro contra los empleados públicos y los venezolanos que reciben algún tipo de beneficio social al advertir por televisión que el régimen tiene las cédulas de identidad y los nombres de 900,000 venezolanos que votaron contra el heredero del fallecido Hugo Chávez.

Y en lo que busca acentuar el clima de miedo entre la población, el gobierno se apresta a enjuiciar a dirigentes de la oposición, incluyendo a parlamentarios, para dar un escarmiento.

La propia grabación de Machado que el gobierno captó ilegalmente tenía el fin de incrementar ese clima de intimidación.

“Los venezolanos podrían preguntarse: si eso le pasa a ella, y si eso le pasa a él, que es un diputado, ¿qué me puede pasar a mi?”, comentó Machado.

“Entonces el venezolano siente que en tu casa o en tu cocina, hablando con tu hija, con tu mamá, tú no estás a salvo. Siente que te están supervisando, están viendo. Y con esto crean todo un entorno de terror colectivo, para que los ciudadanos no puedan o no quieran sentirse capaces de protestar y exigir sus derechos”, agregó. (El Nueo Herald)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*