El ex embajador de Venezuela ante Naciones Unidas, Diego Arria, advirtió que los comicios presidenciales de este año constituyen una de las coyunturas más importantes en la historia del país que definirá si finalmente despierta de lo que ha sido una pesadilla de 13 años o si termina por sucumbir en las fauces de una dictadura comunista.
Pero Arria, uno de los cinco aspirantes por conseguir la nominación de la oposición para las elecciones presidenciales de octubre, admitió que el camino que los opositores tienen por delante no es nada fácil debido al férreo control que el presidente Hugo Chávez ejerce sobre la autoridad electoral.

“Yo firmemente creo que esta será la última oportunidad de perder o rescatar al país”, dijo Arria en una rueda de prensa realizada esta semana en el restaurante El Arepazo de Doral.

“Una victoria del señor Chávez […] pudiera significar hasta la disolución del Estado venezolano, convirtiéndose en una república socialista absolutamente, e incluso abriendo las puertas para asociarse con estados como el Estado cubano, con la creación de un estado supranacional”, expresó.

Pero la oposición, cuyo candidato será elegido en las elecciones primarias del 12 de febrero, compite en desigualdad de condiciones, advirtió Arria, quien acusó al Consejo Nacional Electoral (CNE) de no ser un árbitro independiente.
“Esta es una última parada del señor Chávez y se han aglutinado todos los peores sectores de su gobierno, para hacer la última resistencia”, comentó Arria, quien también fue ministro y gobernador durante administraciones anteriores.
“Si los venezolanos no enfrentamos seriamente al Consejo Nacional Electoral, que es el ministerio de elecciones del señor Chávez, será muy difícil, por no decir casi imposible, ganar las elecciones”, añadió.
Aseguró que, de convertirse en el candidato único de la oposición, “movilizará” al país para obligar al gobierno a cambiar el CNE y las reglas de juego electorales.
Arria, por otro lado, insistió en la necesidad de convocar una Asamblea Constituyente para que desmantele los poderes establecidos en el país y genere una verdadera transición democrática.
Dijo que ese paso es importante porque, de no realizarse, el próximo gobierno de la oposición estaría operando bajo una “camisa de fuerza”, oprimido bajo las presiones de las otras ramas del gobierno que seguirían bajo control del chavismo.

El llamado a la convocatoria de una Asamblea Constituyente es uno de los puntos centrales de la plataforma de Arria y lo diferencia de la propuesta de los otros aspirantes de la oposición, quienes de ganar las elecciones pretenden seguir gobernando bajo la estructura creada por Chávez. Están equivocados, sostuvo Arria.

“Aquí no se trata simplemente de salir del señor Chávez por la vía electoral. Se trata de sustituir a un régimen que ha venido imponiéndose, implantando a lo largo del sistema legal venezolano una serie de condicionamientos y de leyes que vienen hundiendo la democracia, las libertades de los venezolanos”, dijo.
Exhortó a sus compatriotas de Florida a votar en las elecciones primarias, señalando que sus voces son ahora más importantes que nunca en la defensa de la democracia venezolana.

“Es un mensaje importante al gobierno de Venezuela y a los gobiernos del mundo de que los venezolanos donde quiera que estén siguen abrazados a su bandera y a la esperanza de tener un país como el que teníamos”, recalcó.

En Miami está el centro electoral con mayor número de votantes registrados tanto en Venezuela como en el exterior con aproximadamente 20,000 electores. El circuito electoral de esta ciudad incluye los estados de Florida, Georgia, Carolina del Sur y Carolina del Norte.

Cerca de 35,000 venezolanos en Estados Unidos están inscritos en el Registro Electoral Permanente (REP) para sufragar en las primarias que se llevarán a cabo, además de Florida, en Nueva York, Houston, California, Boston y Puerto Rico. (El Nuevo Herald)Diego Arria

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*