Mujeres bomberasLas bomberas al servicio de la comunidad en el Sur de la Florida son víctimas de una gran cantidad de vejámenes que deben ser rechazados como una afrenta a los derechos fundamentales, especialmente si son damas.
De acuerdo a informaciones provenientes de las estaciones de bomberos, las damas dedicadas a esta riesgosa actividad disponen de menos ocasiones para ir a baño, son discriminadas y además reciben amenazas de muerte.

Los expertos dicen que los prejuicios en las estaciones de bomberos son lugares comunes, a pesar de las leyes federales que prohíben la discriminación y el acoso.

“Estamos en 2012 pero todavía tenemos muchos de esos problemas aquí”, dijo Jeanne Pashelek, presidenta de la Asociación Internacional de Mujeres en Servicios de Incendios y Emergencia. “Van desde abuso verbal hasta asalto físico como violación”.

Al menos 10 bomberos que alguna vez trabajaron o que todavía trabajan en Davie —hombres y mujeres— han presentado quejas con el Equal Employment Opportunity Commission (EEOC), alegando discriminación, lo que motivó la visita de delegados del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Hace dos años, la bombera de Miami Beach, Marlenis Smart, llevó una demanda por acoso sexual ante una corte federal. En marzo pasado el jurado le otorgó el pago de $700,000.

Smart, madre de cuatro niños y residente de Miami Shores, dice que su traje de baño fue salpicado con semen y escondido en el armario, su sostén fue colgado en la entrada de la estación y alguien le gritó en la cara “perra estúpida”.

“En 2012 leer estas cosas es increíble”, dijo Mike Teslar, bombero de California que asiste con regularidad a conferencias del sector y monitorea la contratación y las tendencias de acoso. “En Dallas hace un par de años el jefe de bomberos fue sorprendido eyaculando en la taza de café de una mujer bombero. A la ciudad le va a salir caro. Ellos pueden gastar ese dinero en entrenamiento o defendiéndose de las demandas”.

Teslar dijo que algunos departamentos de bomberos han “regresado a los años 60”, cuando las mujeres no eran bienvenidas en las estaciones.

En el Departamento de Bomberos de Davie, los supervisores tomaban nota de las veces que Linda Stokoe iba al baño, para luego despedirla en 2009. Según la demanda, sus compañeras no eran objeto del mismo trato.

En su alegato judicial, Stokoe también dice que las directivas del departamento dijeron que no creían que las mujeres debieran estar en el servicio de bomberos y que eran trabajadoras de segunda clase porque ellas podían quedar en embarazo.

Investigadores federales ordenaron a la ciudad de Davie re escribir las políticas aplicadas a las mujeres bomberos embarazadas, luego de que una mujer perdió su bebé cuando un supervisor se negó a asignarle tareas más ligeras durante el segundo trimestre de embarazo.

Herminio Lorenzo, ex jefe de bomberos de la oficina del Alguacil de Broward y de Miami-Dade, ha visto quejas de novatadas y discriminación. Él aconseja a los jefes de bomberos enfrentar el problema en lugar de hacerse los desentendidos.

“Usted tiene que establecer las reglas y asegurarse que las cosas se hacen de la manera correcta”, dijo Lorenzo. “Pero es más fácil decirlo que hacerlo. El trabajo es exigente física y emocionalmente. Y algunas veces [los bomberos] tienen que dejar salir las emociones. Algunas veces van muy lejos y usted tiene que restringirlos”.

Si los jefes no lo hacen, algunas veces las cortes lo harán.

“No me importa si es UPS o el departamento de bomberos”, dijo John McNamara, presidente del Concejo de Bomberos de Broward. “Si el líder actúa de cierta manera, sus subordinados lo van a reflejar. Pienso que el problema empieza desde de arriba hacia abajo”.

Las mujeres bomberas que tienen que lidiar con acoso pueden acudir a los representantes del sindicato o a un abogado de la Asociación Internacional de Mujeres en Servicios de Incendios y Emergencia.

“Recibimos solicitudes al menos una vez a la semana”, dijo Pashelek, presidenta del grupo y jefa de batallón en Lincoln, Nebraska. “No se debe tolerar. Usted no puede tratar a la gente de esa manera. Es ilegal”.

El trabajo en equipo es especialmente importante en la profesión de bombero, donde el sabotaje puede ser fatal.

“Es muy importante que usted tenga confianza y camaradería, sabiendo que todas las personas con las que trabaja en el equipo son competentes”, dijo Pashelek. “Así, cuando se recibe una llamada usted sabe que está respaldado. Debe tener esa confianza”.

Smart, la bombera de Miami Beach, dice que alguien marcó una foto de ella y otros bomberos con las palabras “Next fire last fire” y la pusieron en la bolsa de sus implementos, en agosto de 2008. Marcaron una “X” sobre su rostro y escribieron debajo “mentirosa”. Ella lo tomó como una amenaza de muerte.

El lunes, ella aún trabajaba en una oficina ingresando datos.

“Nadie quiere trabajar conmigo”, dijo. “Dicen que si algo pasa, ellos no me van a respaldar”.

El abogado de la ciudad dice que están buscando revertir el veredicto o ganar un nuevo juicio. Si eso falla, planean apelar.

Directivas del Departamento de Bomberos de Miami Beach no quisieron comentar.

“No quiero que nadie pase por lo que me ha tocado”, dijo Smart. “Mi peor pesadilla fue entrar a la estación y preocuparme de que si entro a un incendio esos tipos no me van a respaldar. La gente admira a los bomberos, pero en realidad yo he estado trabajando con monstruos”.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*