Plantación de marihuanaEn Wilmington, un pueblo pequeño de Carolina del Norte, agentes federales encontraron en junio de 2009 un plantío de marihuana. Estaba escondido en un terreno privado y tenía unas 2,400 plantas.

Los agricultores, que se habían metido al lugar ilegalmente, habían dispuesto un campamento completo, con generador de electricidad y una bomba de agua que llevaba el líquido de un río al plantío. Había agua potable, baños y ropa usada, alguna de ella de camuflaje.

Los agentes del Departamento para la lucha contra las drogas (DEA) se cansaron de esperar a los “dueños” del plantío. Pero creen que eran miembros de la Familia Michoacana, cartel de drogas mexicano que el Departamento de Justicia dice que moviliza principalmente heroína, cocaína, marihuana y metanfetaminas en los estados del sureste y suroeste de Estados Unidos, indica una nota publicada en cnn.com.

Hace unas semanas, luego de una investigación de más de dos años, el Departamento de Justicia y la DEA desarticularon una red de lavado de dinero que era operada por Los Zetas, otro poderoso y sanguinario cartel de drogas mexicano que trabaja en el norte de ese país.

Autoridades presentaron cargos criminales en una corte de Austin, Texas, contra Miguel Ángel Treviño Morales, alias El Z-40, uno de los dos principales líderes de Los Zetas, y contra sus hermanos Óscar Omar Treviño Morales y José Treviño Morales. Además se acusó a otras 12 personas, supuestamente miembros del cartel, de formar parte de una conspiración para lavar dinero procedente del tráfico de cocaína, marihuana y otras drogas a Estados Unidos.

Este grupo se había consolidado inicialmente en la industria de las carreras de caballos en Oklahoma y Nuevo México. Además de participar en las careras de equinos más importantes del país, sus integrantes se dedicaban a la compra y crianza de caballos cuarto de milla, indica el diario mexicano El Universal. (Aolatino)

 

 
 
 

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*