El gobierno venezolano en la ciudad de Miami enfrenta otro serio problema aparte del cierre de su consulado, hecho que ocurrió el pasado mes de enero.

El nuevo conflicto tiene que ver con el incumplimiento que hasta la fecha ha hecho el gobierno venezolano del contrato de arrendamiento de la sede diplomática ubicada en el 1101 de Brickel, en el corazón comercial de Miami.

 De acuerdo a las informaciones difundidas por los arrendadores, estos se preparan para incoar una demanda al gobierno venezolano por el atraso de la renta y lo mas probable es que en caso de progresar la solicitud jurídica la sede diplomática sería desalojada de manera inmediata.

 El contrato firmado por el gobierno venezolano es de 10 annos y del cual solo se han cumplido uno.

Los arredantarios se confiesan exentos del problema que generó el cierre del consulado luego que la Cónsul General Livia Acosta Noguera fuera expulsado de Estados Unidos tras una investigación del FBI por acusaciones de que ella estaba involucrada en un potencial ciber-ataque contra el gobierno.

 El Consulado de Venezuela ocupa 794 metros cuadrados en la planta tercera en 1101 Brickell, dijo Brian Gale, director gerente de Taylor & Mathis, la empresa encargada del arrendamiento.

 Las autoridades venezolanas no han pagado las rentas de enero y febrero, lo cual faculta a los arrendatarios a demandar el pago a través de una acción legal.

 La demanda será intentada en caso de persistir esta situación por la empresa de bienes raíces Florida East Coast Realty.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*