El Departamento de Justicia de Estados Unidos demandó al   condado de Lee en Florida bajo acusaciones de discriminar a tres empleados hispanos durante dos años.

El documento judicial presentado ante la Corte Federal de Distrito en Fort Myers alega que el condado de Lee sometió a Marco Ferreira, Eduardo Rivera y Leónides Sepúlveda a hostigamiento racial y étnico de 2007 a 2009. Un telefonema a la fiscalía de ese condado no fue contestado de inmediato.
La demanda federal afirma que los compañeros de trabajo solían utilizar calumnias raciales y étnicas, se burlaron repetidas veces de los acentos de Ferreira y Rivera al hablar inglés y se negaron a realizar labores que les encargó Rivera.
El texto también dice que los empleados acusaron falsamente a Ferreira y a Rivera ante la Oficina de Igualdad de Oportunidades del condado de Lee con el fin de intentar que los despidieran.

“Nadie debería tener que soportar hostigamiento en el lugar de trabajo debido a la raza o nacionalidad de él o ella”, afirmó Thomas E. Pérez, subsecretario de Justicia de la División de Derechos Civiles, en un comunicado difundido por correo electrónico.

Los trabajadores reportaron el hostigamiento a sus supervisores de manera oportuna, dice la demanda y algunos de sus supervisores lo vieron de primera mano. Las autoridades federales dicen que el condado “no tomó ninguna medida significativa” para detener el acoso o disciplinar a quienes lo cometían.

Los que profirieron los insultos fueron despedidos en enero de 2009.
De acuerdo con el texto judicial, el gobierno federal desea que las autoridades de los condados desarrollen y hagan respetar las normas que impidan que sus empleados sean hostigados por su raza o nacionalidad y también que garanticen compensaciones monetarias a las víctimas por los daños sufridos.

Los tres hombres, trabajadores manuales especializados, presentaron en un principio cargos por discriminación ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo. Esta investigó y encontró motivos razonables para creer que había habido discriminación, por lo que envió el caso al Departamento de Justicia.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*