El Departamento de Policía de  Manuel OrosaMiami tiene 84 agentes menos de los que necesita, y las autoridades municipales temen que la brecha va a empeorar pronto.

La falta de agentes no tiene nada que ver con las limitaciones presupuestarias o con el hecho de que haya muy pocos solicitantes calificados, dijo el jefe de la policía, Manuel Orosa. En su lugar, Orosa culpa a las obsoletas prácticas de contratación y al hipo administrativo.

“Si fuéramos una empresa pública, nos despedirían”, dijo Orosa, que fue designado para dirigir el departamento a finales del año pasado. “Nos considerarían incompetentes por no haber contratado a nuevos empleados”.  

En los últimos tres años, el departamento de 1,070 agentes ha contratado a sólo 16 nuevos policías, según los documentos.

Esa tendencia podría ser problemática en los próximos cinco años, cuando se espera que se retiren más de 250 agentes.

Orosa tiene un plan para acelerar el proceso de contratación que incluye la adición de más empleados para llevar a cabo las verificaciones de antecedentes de los candidatos. Sin embargo, las vacantes de la policía han hecho que algunos comisionados de la ciudad exijan una acción inmediata.

“Estamos a punto de caer en una crisis”, dijo el comisionado Marc Sarnoff. “Vamos a mantener a los agentes de patrulla, pero habrá un menor número de detectives, un menor número de agentes en los equipos de solución de delitos.. Eso va a llevar a problemas serios en el futuro”.

El Departamento de Policía de Miami ha estado bajo un microscopio a partir del 2010, cuando varios agentes se vieron involucrados en una serie de tiroteos mortales en las áreas más pobres. Las muertes contribuyeron a la deposición del antiguo jefe de la Policía, Miguel Expósito, y ahora son objeto de una investigación federal de derechos civiles.

Sin embargo, en una reunión reciente de la Comisión de la ciudad, Sarnoff instó a no perder de vista la cuestión del personal.

“Vi engullirse a un jefe de policía; y estoy viendo engullirse a un segundo jefe de policía”, dijo Sarnoff. “No dejemos que esto se lo trague”.

El reclutamiento de nuevos agentes es un proceso lento y tedioso en Miami.

Los solicitantes que no han trabajado para otras agencias de policía deben aprobar dos exámenes: uno obligatorio del estado sobre capacidades básicas, y otro de servicio civil de Miami. La mayoría de los departamentos del sur de la Florida exigen sólo la prueba de estado, y por lo tanto pueden moverse con más rapidez.

Para agravar la tardanza: un decreto de consentimiento de 1997 con el Departamento de Justicia de EEUU exige que Miami anuncie las pruebas para las funciones públicas tres meses antes de que se apliquen, y que se dirija a diferentes grupos comunitarios.

Las pruebas son sólo el primer paso. Los candidatos que obtienen las calificaciones requeridas deben someterse a exámenes de agilidad física y psicológicos. También están sujetos a una verificación de antecedentes penales. En total, el proceso puede durar entre tres o cuatro meses.

Por lo general, sólo uno de cada 10 solicitantes pasa el proceso y se le ofrece un puesto de trabajo, dijeron las autoridades. Para entonces, muchos de ellos habrán aceptado puestos en otros lugares. Y los oficiales novatos todavía tienen que entrenarse en una academia de policía de seis meses. El salario inicial de los agentes es $45,929, según la oficina de empleo.

Orosa dijo que el departamento tiene el presupuesto para contratar a los agentes que necesita. “Los problemas son los retrasos”, dijo. A pesar de la escasez, Orosa señaló que ha mantenido a alrededor de 400 agentes en servicio. Su meta es de 420.

“En este momento, no hay nada que realmente esté afectado”, dijo.

Pero Armando Aguilar, presidente de la filial local de la Orden Fraternal de la Policía, dijo que la escasez ha sido palpable.

“¿Se puede sentir en la calle? Sin duda”, dijo. Las llamadas para pedir servicios tienen que esperar constantemente”.

Delrish Moss, portavoz de la policía, dijo que el departamento no ha visto cambios en el número de llamadas que atiende. Pero Orosa reconoció que al avanzar, las unidades investigativas y administrativas del departamento podrían verse afectadas, y el pago de horas extras podría acumularse. Aunque sólo se espera que dos agentes se jubilen este año, 280 están inscritos en el Programa de Opción de Jubilación Diferida del estado, conocido como DROP, y deben retirarse en el 2017, según los documentos.

Aguilar predice que decenas más se irán si a los agentes se les pide que hagan concesiones para ayudar a equilibrar el presupuesto de la Ciudad, escaso de recursos.

Andrew Scott, consultor policial del condado de Palm Beach y ex jefe del departamento de Boca Ratón, llamó a los puestos vacantes que se avecinan “un problema de seguridad pública de primer orden”.

“Miami es un lugar difícil”, dijo. “Una vez que los delincuentes empiecen a darse cuenta de que el Departamento de Policía es insuficiente, va a ser aún más difícil”.

Los despachadores de la policía también están escasos.

El departamento necesita agregar ocho a los 20 existentes para llegar a su meta de personal, dijo Orosa. Pero el proceso de contratación de despachadores también es lento y complicado, y el entrenamiento toma alrededor de 18 meses.

Mientras el departamento trata de llenar las vacantes, los despachadores actuales tienen que trabajar más horas, y el tiempo extra se ha estado acumulando. Las cifras de costos no estuvieron disponibles de manera inmediata.

“Estamos ‘quemando’ a la gente”, dijo el comisionado Frank Carollo, de Miami.

Los expertos dicen que los equipos de despachadores policiales carentes de personal pueden dar lugar a tiempos de respuesta más largos.

“Hay llamadas que podrían no ser respondidas de inmediato”, dijo Eric Parry, consultor de seguridad pública con sede en Salt Lake City, Utah. “Los despachadores podrían no ser tan eficaces cuando las cosas se pongan complicadas”.

La escasez de agentes policiales se mitigará en parte este año. El departamento se está preparando para contratar a 20 agentes certificados de una lista de contratación creada el año pasado, dijo Orosa. Los administradores también planean lanzar una campaña de reclutamiento en los próximos meses.

El jefe está proponiendo maneras de acelerar el proceso de contratación. Quiere eliminar el examen del servicio público de la ciudad y añadir a otros dos investigadores de antecedentes para ayudar a verificar a los candidatos. También quiere que recursos humanos cree múltiples listas de contratación, al mismo tiempo. Históricamente, recursos humanos ha esperado que se agote una lista para comenzar a hacer otra.

Maria Haberfeld, que preside el Departamento de Leyes, Ciencias Policiales y Administración de Justicia Penal en el John Jay College de Justicia Penal en Nueva York, aplaudió el compromiso de Orosa de modernizar las prácticas de contratación. Sin embargo, advirtió al Departamento de Policía de Miami contra el movimiento demasiado rápido y, posiblemente, la contratación de personas inapropiadas.

“Dada la historia del Departamento de Policía de Miami, le sugiero que preste atención a las normas y contrate a personal calificado”, dijo ella. (El Nuevo Herald)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*