Revolucion cubanaA 54 años del triunfo de la Revolución, Cuba se encuentra inmersa en la actualización de su modelo socio-económico, proceso diseñado para garantizar la continuidad y el fortalecimiento del sistema socialista adoptado en la isla.Para los cubanos, la llegada de un nuevo año ofrece razones adicionales para celebrar, porque la victoria del 1 de enero de 1959 y el inicio de una etapa de transformaciones pusieron fin a un sistema favorecedor de elites políticas y económicas a fin de de comenzar a crear un país avocado al beneficio de la mayoría de la población.

El nuevo gobierno se propuso superar la pobreza heredada de más de 400 años de colonialismo, y una de las primeras medidas fue la Ley de Reforma Agraria, que proscribió el latifundio con la nacionalización de las propiedades de más de 402 hectáreas y entregó la tierra a decenas de miles de campesinos.

Le siguieron otras, entre ellas una campaña que en poco más de un año convirtió a Cuba en el primer territorio libre de analfabetismo de América Latina.

Cifras oficiales indican que en 1959 solo había en el país caribeño 25 mil titulados, faltaban escuelas para más de medio millón de niños, 10 mil maestros estaban sin trabajo; era casi inexistente la enseñanza media y un 30 por ciento de los cubanos no sabía leer ni escribir.

En cambio, el curso escolar 2012-2013 arrancó en septiembre con una matrícula estimada de dos millones de estudiantes, y entre los centros educativos abrieron sus puertas 60 universidades.

Las políticas emprendidas desde el propio 1959 hacen posible que Cuba muestre hoy logros de cara a los objetivos de Naciones Unidas para 2015.

El país que cierra 2012 con 11 millones 163 mil 934 habitantes -según datos preliminares del reciente Censo de Población y Viviendas- presenta una tasa de mortalidad infantil por debajo de cinco por cada mil nacidos vivos, la más baja de las Américas, y una esperanza de vida próxima a los 80 años.

También sobresalen programas de vacunación contra más de una decena de enfermedades infecciosas y una retención docente de 98,7 y 97,9 por ciento en las enseñanzas primaria y secundaria, respectivamente, lo que ratifica el bajo escenario de deserción escolar en la isla.

De acuerdo con el viceministro primero de Salud Pública, José Ángel Portal, Cuba dispone de una red de más de 12 mil instalaciones destinadas a la atención médica, que se caracteriza por la accesibilidad y gratuidad de los servicios y su orientación profiláctica.

El sector cuenta con casi 500 mil trabajadores, ubicados en un sistema que incluye 11 mil 492 consultorios, 152 hospitales, 452 policlínicos, 126 clínicas estomatológicas, 126 hogares de ancianos, 142 hogares maternos, 228 casas de abuelos y 13 institutos que ofrecen servicios asistenciales, docencia e investigación, precisó.

Según Portal, Cuba presenta un médico cada 143 habitantes, un estomatólogo por cada 878 y una enfermera por cada 117, personal formado en el sistema de salud doméstico.

“En Cuba, las metas previstas en la Declaración del Milenio han sido cumplidas prácticamente en su totalidad, y en algunos casos superadas con creces”, afirmó el canciller Bruno Rodríguez en la ONU.

Rodríguez señaló además que el compromiso rebasa las fronteras del país, al contribuir al desarrollo social de otras naciones, con miles de colaboradores de la salud, la educación, el deporte y la cultura diseminados por el planeta.

Las transformaciones se enmarcan en un escenario hostil, considerando que siete de cada 10 cubanos han nacido bajo los efectos del bloqueo económico, comercial y financiero aplicado por Estados Unidos durante más de medio siglo.

Obstáculos al comercio, la libre navegación y el acceso a inversiones y créditos, persecución a las operaciones financieras cubanas por todo el mundo, prohibición de viaje a los ciudadanos norteamericanos y el estímulo a la subversión, son algunos de los componentes de una política que mantiene su vigencia, pese al rechazo casi unánime de la comunidad internacional.

El 13 de noviembre de 2012, una cifra récord de 188 países -con solo tres en contra- demandó en la Asamblea General de las Naciones Unidas el fin del bloqueo impuesto por Washington.

PROYECCIONES

Cuba proyecta para 2013 un incremento del 3,7 por ciento en su Producto Interno Bruto (PIB), progresión económica que coincide con el promedio trazado por la Cepal y agencias calificadoras para América Latina y el Caribe.

En este crecimiento se mantendrá un nivel similar para los servicios sociales que por su calidad y carácter universal y gratuito han distinguido a la Revolución Cubana, mientras el resto de la economía debe aumentar un 5,4 por ciento, con metas significativas en la agricultura (4,5) y la industria manufacturera (4,7).

Sobresalen además el propósito de lograr una zafra superior en más del 21 por ciento a la del 2012, año con datos alentadores pese a los incumplimientos y deficiencias, y de sobrepasar por primera vez la llegada de tres millones de turistas con el aumento del 12,5 por ciento de los ingresos brutos en ese sector.

El 13 de diciembre, en su discurso de clausura de la VII Legislatura del Parlamento, el presidente Raúl Castro calificó de “con paso seguro” la marcha de la actualización económica en la isla. De acuerdo con el mandatario, las transformaciones empiezan a adentrase en cuestiones de mayor alcance, complejidad y profundidad, luego de la adopción de medidas iniciales encaminadas a suprimir prohibiciones y trabas para el desarrollo de las fuerzas productivas. Entre las acciones de 2013 están la entrada en vigor de una nueva Ley Tributaria, metodologías para la implantación de precios mayoristas y minoristas y pasos en función de lograr la unificación monetaria y cambiaria.

También destacan el impulso a las cooperativas no agropecuarias, en sectores como la construcción, el transporte, la gastronomía y la recuperación de materias primas, y la realización de experimentos para fortalecer a la empresa estatal socialista, dotándola de mayor autonomía y poder de gestión económica.

Además, se aplicarán nuevas medidas para flexibilizar el trabajo por cuenta propia, como llaman en la isla a las formas no estatales de empleo, sector que agrupa a casi 400 mil cubanos, más del doble de los existentes en octubre de 2010.

Según el vicepresidente Marino Murillo, se abrirán figuras no estatales suspendidas por las dificultades en el acceso a los recursos necesarios para ejercerlas y se incorporarán otras como el gestor de permutas, el agente postal, los anticuarios y el vendedor de productos agropecuarios.

En una intervención ante los diputados de la Asamblea Nacional, adelantó que las entidades estatales, entre ellas las del turismo, podrán pagar a privados en moneda convertible (CUC).

Aunque no son el sector determinante en la economía nacional, los trabajadores privados van ganando espacio en el país caribeño, afirmó Murillo. (PL)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*