Un terremoto de 7,6 grados sacudió el miércoles Costa Rica y provocó al menos un muerto por crisis cardíaca, decenas de lesionados, daños en hospitales, puentes y casas, y pánico en la Península de Nicoya, zona del epicentro que se elevó casi un metro, según informes oficiales.

Terremoto en Costa RicaEl sismo, cuya intensidad fue calculada por el servicio geológico de Estados Unidos (USGS) en 7,6 en la escala de magnitud de momento, se produjo a las 08H42 locales (14H42 GMT), con epicentro en la provincia de Guanacaste, sobre el Pacífico y donde se erigen decenas de complejos turísticos internacionales.

En rueda de prensa, la presidenta Laura Chinchilla descartó muertes directas por el terremoto. “Afortundamente, a pesar de que el movimiento telúrico fue muy fuerte (…) no estamos lamentando, aún no tenemos reportes (de) pérdidas de vidas humanas”, afirmó.

La Cruz Roja, que inicialmente reportó la muerte de dos personas por crisis cardíaca, en un comunicado lo rectificó y manifestó que se registró solamente el fallecimiento de una mujer de 55 años por dicha razón, en el poblado de Filadelpia.

La presidenta, que el jueves acudirá a la zona golpeada, dijo que en la noche del miércoles aun se estaban evaluando los daños y destacó que a pesar de la intensidad “no hay comunidades aisladas”, aunque haya poblados que -10 horas después del terremoto- seguían sin electricidad ni suministro de agua.

Como consecuencia del sismo, “la Península de Nicoya se elevó casi un metro”, dijo Marino Protti, científico del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori), quien anticipó que en los próximos días alguna réplica “podría alcanzar hasta los 7 grados”.

Escenas de pánico se vivieron en esa región, donde multitudes salieron corriendo a las calles ante el fuerte y prolongado remezón, que derribó árboles, partes de techos y paredes, armarios en las casas, anaqueles en tiendas de comercio, agrietó vías y estructuras, y causó deslizamientos de tierra.

“Fue terrible. No podíamos correr, no podíamos dar el paso, porque el movimiento era tan fuerte que nos imposibilitaba. La refrigeradora se corrió de un lugar a otro. Oímos un escándalo, la gente gritaba de terror”, contó a una emisora local un vecino de Nicoya, quien se identificó como Alexandre.

Declaraciones difundidas por los medios daban cuenta del tremendo susto: “Lo sentimos muy fuerte, salimos corriendo, temíamos de que la casa nos cayera encima”, dijo una pobladora de Nicoya. “Estábamos en la piscina. Se formó una ola dentro”, afirmó nerviosa una turista en la zona de Pinilla, a 30 km del epicentro.

En las provincias de Guanacaste, San José, Puntarenas y Alajuela varios edificios, incluidos hospitales, fueron evacuados y los enfermos permanecieron en las aceras por horas. Las clases fueron suspendidas en algunas escuelas, en su totalidad en Nicoya.

Socorristas de la Cruz Roja, hospitales y clínicas de la región atendieron a decenas de pacientes por crisis nerviosas, y algunos heridos y golpeados, según los reportes.

En la ciudad de Puntarenas, a unos 60 km de la zona epicentral y sobre la costa pacífica, el hospital de la ciudad -un edificio de una decena de plantas- permanece cerrado luego de detectarse daños estructurales, anunció Chinchilla.

Cinco carreteras -como la que une la capital con el Pacífico- registraron pequeños derrumbes, pero la vía entre la ciudad de San Carlos (Alajuela) y la comunidad de Zarcero quedó parcialmente destruida.

Tras el terremoto, los sismógrafos detectaron 170 réplicas de hasta 5 grados en la escala de Ritcher, informó el Ovsicori.

Tres horas después del sismo, el Centro estadounidense de Advertencias de Tsunami del Pacífico levantó la alerta de tsunami que había emitido para Costa Rica, Panamá y Nicaragua.

En Nicaragua y Panamá -limítrofes con Costa Rica- y en El Salvador el sismo fue sentido en unas zonas con intensidad, lo que provocó medidas de prevención y activación de comités de emergencia.

En Panamá, en las provincias occidentales de Chiriquí y Bocas del Toro, y en las ciudades nicaragüenses de Rivas, Granada e incluso Managua, provocó pánico.

Un fuerte sismo de 7,6 de magnitud en Costa Rica provocó pánico y un alerta de tsunami para América Central, sin que se hayan reportado víctimas pero sí daños menores según informes de Cruz Roja y bomberos.

Mapa de localización

En la avenida Paseo Colón, en el centro de San José, miles de personas abandonaron los edificios y permanecieron al menos una hora en las aceras como medida de precaución. La carretera 27 que une la capital con el Pacífico registró pequeños derrumbes que no llegaron a bloquear el paso de esa via. (Yahoo)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*