El Tribunal Supremo dictaminó el martes que sistema único de la Florida para condenar a muerte es inconstitucional, porque le da demasiado poder a los jueces – y no el suficiente a los jurados – para decidir sentencias capitales.

La sentencia de 8 a 1 dice que el procedimiento de sentencia del estado es defectuoso porque los jurados sólo desempeñan un papel consultivo en la recomendación de la muerte, mientras que el juez puede llegar a una decisión diferente.

La decisión podría desencadenar nuevas apelaciones de sentencias de algunos de los 390 presos en el “corredor de la muerte” de la Florida, un número sólo superado por California.

El tribunal se puso de parte de Timothy Lee Hurst, que fue condenado por el asesinato de su supervisor en 1998 en un restaurante Popeye en Pensacola. El jurado quedó dividido 7 – 5 en favor de la pena de muerte, pero el juez impuso la sentencia.

Lea la noticia completa en NBC 6 South Florida

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*