Los dirigentes Congreso de Estados Unidosy conservadora del Partido Republicano se ha opuesto a ambas extensiones durante cuatro meses reclamando del Gobierno Federal cortes en sus gastos que compensen las recaudaciones no percibidas sobre los sueldos y el costo del subsidio por desempleo.

Baucus y Camp no dieron detalles del pacto al que llegaron pero, en términos generales, se sabe que extiende por diez meses la reducción del 2 por ciento en el impuesto de Seguro Social sobre los sueldos y los beneficios por desempleo.
El acuerdo, además, deja en suspenso una disminución en los pagos que el gobierno hace a los médicos que atienden a pacientes dentro del programa Medicare, un subsidio federal a los gastos de salud de los jubilados.

El acuerdo incluye una serie de medidas que financian el costo de las extensiones, incluidos cortes en el programa de salud del gobierno de Obama y el requisito de que los empleados del Gobierno Federal contribuyan más a sus planes jubilatorios.

Aún así la rebaja de impuestos sobre los sueldos significa la pérdida de unos 100.000 millones de dólares en recaudaciones no percibidas, y eso se suma al déficit presupuestario.

Los dirigentes del Partido Republicano lidiaron con una enérgica oposición a esto por parte del ala más militante en la derecha de la bancada de ese partido.
Camps y Baucus indicaron que el proyecto de legislación pasa ahora a revisión de los abogados en el Congreso y que deben aclararse algunos “aspectos técnicos” antes de que se presente formalmente en el Senado y en la Cámara de Representantes.

Los dos legisladores expresaron su optimismo de que la fórmula obtendrá apoyo suficiente como para ser aprobada en ambas cámaras, pero no se espera una votación antes del sábado.

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*