Dos directivos del pueblo de Southwest Ranches han acordado demandar a Pembroke Pines por un sueño perdido — la oportunidad de recibir unos $2 millones al año, al ser la base de uno de los centros de detención de inmigración más grandes del país.

SW RanchesEl 15 de junio pasado, voceros del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), anunciaron que cancelaban los planes de construir una edificación con 1,500 camas en el pueblo de Southwest Ranches.

La localidad culpó a Pembroke Pines. Y luego de una serie de sesiones fallidas de meditación, acordaron demandar a la ciudad vecina por los $2 millones al año.

La noticia no fue sorpresa para el comisionado Angelo Castillo, de Pembroke Pines. “Era justamente lo que esperábamos”, dijo. “No sé por qué nos están demandando. El gobierno federal les dijo que estaban considerando construir un centro de detención en el área, pero nunca se firmó un contrato. Nunca llegaron a un acuerdo”.

Castillo piensa que ellos deberían culpar al Presidente. “Barack Obama cambió las reglas de inmigración”. “Incluso ICE ha dicho que van a necesitar menos camas. ¿Y qué van a hacer? Nos van a culpar a nosotros”.

El abogado del pueblo, Keith Poliakoff, dijo que espera presentar la demanda en el transcurso de dos semanas. Planea llamar como testigos a autoridades de ICE y a los comisionados de Pembroke Pines. (El Sentinel)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*