Alexis CandelarioEl autor y pistolero de la masacre de La Tómbola Alexis Candelario Santana se salvó de ser ejecutado y fue condenado a cadena perpetua.

El jurado no se pudo poner de acuerdo unánimemente ni para la pena de muerte ni para cadena perpetua.

Las siete mujeres y cinco hombres decidieron unánimente que “la vida de Candelario tiene valor”.

Además, los 12 jurados creen que la vida en prisión es un castigo severo.

Cuando Candelario conoció su suerte levantó ambos puños en demostración de celebración y gritó “te amo mucho” a su hija y a su hermana.

Desde temprano en la mañana familiares de las víctimas y del convicto, accedieron al Tribunal Federal en espera del veredicto de las siete mujeres y cinco hombres que componen el panel.

De igual forma, esperan por los pasillos, la defensa de “Congo”, compuesta por los abogados Francisco Rebollo y David Ruhnke.

El padre del convicto Hipólito Candelario, dijo a EL VOCERO que se encontraba “tranquilo” y esperanzado en que el jurado no emita un veredicto de pena de muerte para su hijo.

Una de las sobreviviente de la masacre de la matanza, ocurrida el 17 de octubre del 2009, Janet Maysonet Negrón, dijo a la prensa que aunque no cree en la pena de muerte, se mostró insegura de su postura, luego de ver las fotos de las víctimas, las cuales fueron mostradas ayer durante la presentación de los argumentos finales a cargo de los fiscales María Domínguez y Bruce Hegyi.

Maysonet Negrón fue testigo durante la primera la primera etapa del juicio, conocida como la “fase de convicción”.

La mujer fue una de las que identificó al convicto coacusado David Oquendo Rivas, como uno de los gatilleros de la masacre. Esta se encontraba en un puesto de frituras al negocio La Tómbola, cuando los pistoleros arribaron al lugar.

Maysonet Negrón fue tiroteada por Oquendo Rivas, afortunadamente, resultó ilesa. Sin embargo, su comadre, Carmen María García recibió un disparo en el glúteo el cual subió hasta matar a la criatura de ocho y meses y medio que llevaba en su vientre.

Candelario Santana, apodado “Congo”, fue encontrado culpable el pasado 8 de marzo por el mismo jurado que evaluó los factores mitigantes y agravantes en esta segunda fase del caso.

El convicto fue encontrado culpable por participar en un continuo patrón criminal violento como parte de la administración de una empresa de narcotráfico entre el 1993 al 2004 (RICO Act).

Congo se declaró culpable de 12 asesinatos cometidos entre el 1995 al 2001. Por estos hechos cumplió seis de los 12 años de prisión a los que fue sentenciado. Ello, luego de que su exabogado y exsecretario de Justicia Antonio Sagardía, le consiguió un acuerdo para quedar en libertad bajo palabra. El convicto fue liberado en febrero del 2009 y el 17 de octubre de ese mismo año fue el autor intelectual y pistolero en la masacre en el negocio La Tómbola en Sabana Seca en la cual fallecieron nueve personas y otras 19 resultaron heridas.

Las víctimas de la masacre de La Tómbola fueron Tina Marie Rodríguez, Joan Manuel Class Guzmán, Pedro Semprit Santana, José Angel Hernández Martínez, John Henry García Martínez, Samuel Martínez, Rafael Angel Ramos, Elisa del Carmen Ocasio y una criatura de ocho meses que se encontraba en el vientre de su madre.

REACCIONES

Las expresiones de algunos políticos no se hicieron esperar tras un jurado sentenciar a vivir toda su vida en la cárcel a Alexis Candelario Santana, autor intelectual de la masacre en La Tómbola el pasado 17 de octubre de 2009.

El gobernador Alejandro García Padilla sostuvo en declaraciones escritas que “expreso mi más profundo respeto al jurado por la decisión tomada. Con ello reitera lo que es la convicción sostenida del pueblo puertorriqueño: que la pena de muerte no debe aplicarse bajo ninguna circunstancia. Ese convencimiento está consagrado en la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, en la sección 7 de su Carta de Derechos.  Así se lo hice saber al Procurador General de Estados Unidos, Eric Holder, en mi carta del 22 de marzo, cuando le solicité que no autorice que se busque la pena de muerte para ningún caso ante la Corte Federal para el Distrito de Puerto Rico. Seguiremos con nuestros esfuerzos para que se refrende nuestra petición”.

Mientras, el comisionado residente en Washington, Pedro Pierluisi, indicó que “una vez más vemos que nuestro pueblo no favorece la pena de muerte y piensa que la cadena perpetua cumple el propósito de proteger a nuestra sociedad a la vez que respeta la vida humana. Como he pedido en repetidas ocasiones, el Secretario de Justicia federal debe tomar en consideración lo que dispone nuestra Constitución antes de proceder a solicitar la pena de muerte en nuestra jurisdicción, pues es claro que nuestro pueblo no desea llegar a ese extremo a la hora de enjuiciar a los criminales”.

Además, manifestó que “reconozco la incertidumbre y la desolación que provoca el crimen en Puerto Rico. Pero, aún como víctima que fui de un crimen que arrebató la vida de mi hermano, estoy convencido de que el estado no es el llamado a quitar la vida”.

 (El Vocero)

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*