La mayoría de los que vivimos en Miami somos inmigrantes . El sólo hecho de haber emigrado nos hace emprendedores: hemos ya tomado riesgos importantes para tener un futuro mejor en este país. Al emigrar nos hemos enfrentado a los miedos más grandes del ser humano: el miedo al fracaso y el miedo a lo desconocido. Los inmigrantes sabemos gerenciar esos miedos y es por eso que somos más propensos a emprender en diversos negocios con éxito.

Montar un negocio propio en Miami es una gran oportunidad para quien se lo plantee, inmigrante o no, pero te recomiendo primero tomar en cuenta las siguientes recomendaciones para minimizar tus riesgos y apostarle al éxito:

▪ No gastes tu dinero en nada que no sea primero diseñar, probar y monetizar tu producto o servicio. Olvídate por ahora de local, decoración, equipos y demás inversiones que sólo tienen sentido con un producto ya probado.

▪ Si quieres emprender debes identificar primero tu pasión. Los emprendedores siempre pasamos por momentos difíciles donde provoca tirar la toalla, pero si estás apasionado por lo que haces cada día, jamás te rendirás. Si te gusta lo que haces trabajarás mucho más que nadie por lograr tus objetivos, por lo que tus probabilidades de éxito se multiplican.

▪ Una vez identificada tu pasión debes identificar el mercado o la industria donde capitalizar esa pasión. Debe ser un mercado grande, estable y que requiera de innovación. Acto seguido, debes estudiar e identificar las tendencias emergentes que ya crecen significativamente en ese mercado. Lístalas todas, allí están tus oportunidades de crecer y de innovar.

▪ La tendencia que escojas moldeará tu propuesta de valor. Recuerda siempre que es mejor ser primero que ser mejor. Olvídate de ser mejor que tus competidores, te hará perder tiempo y dinero. Inventa algo en los que tu puedas ser tú primero, basado y validado en una de las tendencias de mercado identificadas en el paso 3. Recuerda, sin tendencia probada no hay tracción para crecimiento. La propuesta de valor incluye diseñar un producto/servicio muy diferenciado basado en las necesidades de tu target group, ponerle precio y decidir la marca, mensaje y contenidos.

▪ Diseña un prototipo de mínimo costo para vender. Es muy importante que te demuestres a ti mismo que tu producto o servicio atrae, funciona, se vende, lo pagan, no lo devuelven y lo recompran. Por ejemplo en Miami las mejores plataformas para hacer tu prueba retail son los Farmers Market y los Pop-up Stores. Allí le darás la cara a tu cliente, aprenderás a venderle directo, a manejar sus objeciones y a dominar tus argumentos de ventas.

Un ejemplo usando esas recomendaciones: Alguien cuya pasión es cocinar y se decide por el mercado de hamburguesas. Luego identifica la tendencia en pleno crecimiento de Better Burgers y dentro de ella se decide por hamburguesas vegetarianas para millennials como propuesta de valor, las prueba, modifica y valida en varios Farmers Market de Miami por varios meses arrojando ganancias y luego escala al primer local en Wynwood.

Lea la noticia completa en El Nuevo Herald

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*