Ofrecen café colombiano en Miami BeachEn un gigantesco salón de eventos del hotel Loews en Miami Beach, Alfonso Pinzón hacía el martes la promoción de un café tipo gourmet originario de Manzanares, en Colombia.

Pinzón era uno de los cientos de empresarios colombianos que durante tres días esta semana se congregaron en el sur de la Florida buscando atraer el interés de potenciales compradores e inversionistas estadounidenses.

“Tengo una compañía en la que procesamos café colombiano, el mejor café suave del mundo”, dijo Pinzón, que dirige la planta tostadora de café en Bogotá. “Lo producimos en Manzanares, Caldas, que es tierra cafetera por excelencia, y es un café gourmet, y lo procesamos en Bogotá. Vine aquí a buscar clientes”.

El evento de tres días, que termina el miércoles con un seminario sobre inversión extranjera en Colombia, fue organizado por el gobierno del país sudamericano para celebrar el primer aniversario del tratado de libre comercio entre Bogotá y Washington.

Aunque originalmente fue firmado en el 2006, el tratado no entró en vigor sino hasta el 15 de mayo del 2012 para facilitar la entrada de productos colombianos al mercado estadounidense y viceversa, eliminando o aliviando barreras comerciales anteriores.

La Oficina del Representante de Comercio de Estados unidos dice en su sitio web que las exportaciones estadounidenses a Colombia y las importaciones procedentes de Colombia se complementan entre sí.

Colombia, la tercera economía más grande en América del Sur, importa grandes cantidades de granos de Estados Unidos, mientras que las empresas estadounidenses compran numerosas frutas tropicales así como ropa hecha en Colombia a base de algodón, hilados y tejidos enviados desde Estados Unidos.

Cifras de Proexport Colombia, agencia del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, muestran que las exportaciones colombianas a Estados Unidos alcanzaron los $21,900 millones en el 2012, o sea unos $10.5 millones más que en el 2011.

Juan Carlos González, vicepresidente de inversión extranjera para Proexport Colombia, viajó a Miami para presidir el evento comercial en el Loews.

“Estamos aquí para promover la inversión extranjera en Colombia, y las exportaciones colombianas a Estados Unidos, el aprovechamiento del Tratado de Libre Comercio para los empresarios colombianos, y a Colombia como destino de turismo”, dijo González a El Nuevo Herald en una entrevista.

González agregó que una característica clave del evento es el encuentro entre empresarios colombianos y empresarios estadounidenses con el propósito de promover las ventas de productos colombianos, como el café de Pinzón.

“El evento de tres días tiene distintos componentes”, apuntó. “Una parte muy importante es lo que llamamos ‘macrorrueda’ de exportaciones, donde empresarios colombianos, con productos muy concretos y que están interesados en vender en el mercado norteamericano, se encuentran con compradores norteamericanos que están buscando ese tipo de productos. En el tema de turismo, hay un evento especial en el cual se invitó a operadores de tours para que entiendan qué destinos tiene Colombia, cuáles son los productos que Colombia está ofreciendo como destino de turismo, háblese de buceo, turismo de naturaleza, historia, cultura, todo eso”.

En cuanto a la inversión extranjera en Colombia, González dijo que en el seminario “habrá paneles sobre experiencia de inversionistas y encuentros entre inversionistas , empresarios interesados en invertir en Colombia, con empresas colombianas que, por ejemplo, tienen zonas francas o con agencias que representan a las regiones, como la agencia que representa a Barranquilla o a Cartagena, o a Cali o Medellín, Bogotá, que están ofreciendo sus ciudades como destino de inversiones”.

Pinzón es un ejemplo concreto de empresario colombiano en busca de oportunidades en Estados Unidos debido al tratado de libre comercio.

El martes era uno de cientos de exportadores colombianos presentes para el evento en el salón del Loews donde empresarios de ambos países se sentaron en pequeñas mesas para discutir ventas y compras de productos. Algunos de los empresarios colombianos mostraban ropas que colgaban de percheros.

Pinzón llevaba muestras de su café Brisal en una bolsa de viaje que le colgaba del hombro. Cada vez que alguien le preguntaba qué era lo que estaba promoviendo, extraía orgullosamente una de las muestras del café de la bolsa de viaje.

“Tenemos presentaciones como la quiera de pronto algún cliente”, dijo. “Ahora con el tratado de libre comercio pues las cosas están muy buenas”. (El Nuevo Herald)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*