La inmigración beneficia a Estados Unidos porque ayuda a mejorar la economía y reducir el desempleo, dijo el ex secretario del Departamento de Comercio federal, Carlos Gutiérrez, durante una conferencia en la Universidad de Miami (UM).

“La inmigración es buena para el país”, indicó Gutiérrez, quien ocupó el cargo del 2005 al 2009. “Los inmigrantes impulsan la economía y los empleos”.

Gutiérrez fue uno de cinco expertos sobre temas migratorios que participaron en la conferencia ¿Todavía una nación de inmigrantes? La manera en que la inmigración está cambiando a Estados Unidos en el siglo XXI, organizada por UM y el Centro Wilson, en Washington. Entre los invitados estuvieron Michael Chertoff, ex secretario del Departamento de Seguridad Interna (DHS); Antonia Hernández, presidenta de la Fundación Comunitaria de California; y Thomas McLarty, ex jefe de gabinete de la administración del presidente Bill Clinton.

Gutiérrez y Chertoff encabezaron los esfuerzos del gobierno del presidente George W. Bush para que el Congreso aprobara una reforma que legalizara a muchos de los 10.8 millones de indocumentados.

Durante su charla, Gutiérrez dijo que era un mito que los inmigrantes compiten por empleos en perjuicio de los estadounidenses. “Necesitamos hacer crecer la economía un 3 por ciento”, comentó Gutiérrez. “Desafortunadamente, el índice de nacimientos de los estadounidenses no es suficiente y por eso necesitamos inmigrantes”.

Chertoff dijo que gracias a políticas establecidas por Bush, y mantenidas por el presidente Barack Obama, el número de ilegales que cruza la frontera ha disminuido considerablemente.
“El flujo ilegal ha decrecido desde el 2007”, dijo.

Según cifras de la Patrulla Fronteriza emitidas en diciembre, el número de indocumentados arrestados a lo largo de la frontera con México en el año fiscal 2011 fue de 340,252, un 53 por ciento menor que en 2008. El DHS lo atribuye a mejores controles migratorios en la zona.
Hernández comentó que el número de inmigrantes no ha bajado por los controles fronterizos sino por la crisis económica.

“Creo que la gente ha sido engañada sobre las presuntas mejoras del control de la frontera”, dijo. “Se ha construido un muro que no mantiene a nadie fuera y fue la economía la que redujo el flujo de personas”. (El Nuevo Herald)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*