LibiaEl Consejo Nacional de Transición (CNT) libio procura desarrollar una información pública de mayor calidad, usando la infraestructura y el personal de los medios de comunicación de la época de Muamar Gadafi, en momentos en que rumores de todo tipo circulan por el país.

“Hay que reanudar el trabajo en la televisión y publicar un diario que se llame ’17 de Febrero’ en Trípoli”, afirmó el portavoz del nuevo régimen, Mahmud Shamam, quien invitó a los asalariados de los medios de comunicación de Gadafi a participar en estos proyectos.

Dichas declaraciones tuvieron lugar en momentos en que circulan en Libia todo tipo de rumores e informaciones contradictorias sobre lo que está ocurriendo en el país. Estas diversas versiones de los hechos también provienen de dirigentes del CNT.

Así, por ejemplo, un portavoz del Consejo anunció el jueves en Bengasi (este) una prórroga del ultimátum que dieron los rebeldes a los gadafistas para rendirse, mientras otros dirigentes del CNT en Trípoli dijeron no estar informados al respecto o desmintieron que se hubiera prorrogado el plazo.

Las nuevas autoridades tienen un canal de televisión llamado ‘Libia Libre’, formado gracias a la ayuda de la cadena de Qatar Al Jazeera, el cual se difunde desde Doha. No obstante, las informaciones de este canal no siempre reflejan lo que ocurre en Libia.

Shamam brinda una conferencia de prensa diaria en Trípoli, pero los dirigentes que participan en la misma disponen de poca información. Si se les pregunta cuándo se instalará el CNT en Trípoli, contestan invariablemente: “cuando así lo permitan las condiciones de seguridad”. De hecho, un número cada vez menor de periodistas participa en estas ruedas de prensa.

Mientras tanto, Gadafi sigue instando a la población a “resistir” por medio de un canal de televisión llamado Arrai.

Por otra parte, empiezan a circular hojas impresas con información en Trípoli. Sin embargo, no siempre brindan informaciones útiles a la población ante problemas concretos, como la escasez de agua.

‘Arus al Bahr’ (‘La Sirena’), afirma ser un diario independiente publicado en Trípoli. El primer número salió el 31 de agosto con comentarios sobre la “caída del tirano” Gadafi y un fotomontaje que muestra al coronel libio rapado bajo el título: “Buscado vivo o muerto”.

‘Sawt al Asima’ (‘La Voz de la Capital’), trae una crónica de la “Revolución Libia” y relata en su cuarto número, que no está fechado, la caída de Trípoli.

También trae consejos a los “revolucionarios que persiguen a las columnas de infantería de Gadafi en desbandada”. Así, les recomienda “cumplir a su debido horario con las cinco oraciones” diarias de los musulmanes e “invocar intensamente a Dios”.

A renglón seguido, da instrucciones para controlar a las personas que se presentan en los numerosos puestos de control que hay actualmente en Trípoli. “Muéstrense sorientes”, lo cual “facilita el contacto”, dice el periódico.

Cuando estaba en el poder, Gadafi prohibió diarios y suspendió incluso publicaciones de su hijo Saif al Islam, por considerar que no respetaban la línea oficial. Saif al Islam se presentaba como un reformista que procuraba cambiar desde dentro el sistema dirigido por su padre y publicaba diarios que los “comités populares”, pilares del régimen, no controlaban directamente.

Por su parte, Said Laswad, quien publicaba ‘Tripoli Post’, el único diario en inglés tolerado por Gadafi, el cual se imprimía en Malta, dijo tener la intención de hacerlo reaparecer en Trípoli

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*