Ex Presidente ClintonEl “Secretario de Asuntos para Explicar” vino a Miami el martes, y estuvo a la altura del nuevo sobrenombre que le ha dado el presidente Barack Obama.

Desde el Medicare y la política de educación hasta la deuda nacional, el ex presidente Bill Clinton disertó durante 40 minutos en la Universidad Internacional de la Florida (FIU), prodigando elogios a Obama y condenando la política republicana.

“La prueba no es si usted piensa que todo está bien — si esa fuera la prueba, el presidente votaría contra sí mismo”, dijo Clinton. “El sabe que no todo está bien. El sabe cuán mal está alguna gente… La prueba es si él nos está llevando en la dirección correcta: y la respuesta, entonces, es sí”.   

“Creo con todo mi corazón que una sociedad que dice, fundamentalmente, “ocúpate de ti mismo”, nunca va a ser tan exitosa en un mundo altamente competitivo e interdependiente como una sociedad que dice: “no podemos desechar a nadie”, dijo. “Todos estamos juntos en esto”.

Obama calificó a Clinton de Secretario de Asuntos para Explicar el sábado, durante un evento en St. Petersburg.

En FIU, Clinton se desempeñó como un profesor, explicando las cuestiones más complejas de la campaña.

La campaña del republicano Mitt Romney guardó un silencio casi total, diciendo que el onceno aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre no debía emplearse en política.

Sin embargo, la campaña de Romney sí señaló que Clinton y Obama habían tergiversado la efectividad del plan del presidente para reducir la deuda.

“El presidente Obama ha acumulado más deuda en sólo cuatro años que ningún presidente en la historia de Estados Unidos”, dijo en una declaración el portavoz de Romney, Jeff Bechdel. “Es una deuda que dará lugar a impuestos más altos sobre la clase media, un desempleo prolongado, y a una posición disminuida para nuestro país”.

Clinton se ocupó indirectamente de las críticas sobre la deuda y el proyecto de ley del Presidente para estimular la economía. Señaló a Europa, diciendo que las medidas de austeridad han reducido su economía —un desafío a las persistentes críticas de Romney, quien ha dicho que Obama asume una perspectiva de estilo europeo cuando se trata del gobierno. En momentos de baja, lo que realmente se necesita es un mayor gasto por parte del gobierno, dijo Clinton.

“No hay suficiente actividad económica privada para desarrollar la economía con la rapidez necesaria que nos permita reducir la deuda de manera efectiva”, dijo el ex presidente.

Clinton comenzó su discurso ante una multitud de 2,300 personas recordando el 9/11. Su esposa era senadora federal por New York, su hija trabajaba en Manhattan y él estaba en Australia, dijo Clinton, antes de que el presidente Bush hiciera arreglos para su regreso.

El ex presidente fue presentado por el teniente Ignatius “Iggy” Carroll, que trabaja como portavoz del Departamento de Bomberos de Miami. Entre la audiencia se encontraban Manny Díaz, ex alcalde de Miami; Raúl Martínez, ex alcalde de Hialeah, y Joe García, candidato al Congreso federal.

A juzgar por la calurosa reacción de la audiencia a sus palabras, Clinton es una poderosa arma política para Obama contra la que Romney no dispone de nada equivalente. Clinton planea presentarse el miércoles en Orlando, un disputado condado en el estado más disputado del país, sin el cual Romney probablemente no podrá ganar la Casa Blanca.

Aunque Clinton recibió los aplausos más fuertes cuando mencionó las becas Pell y otros fondos federales para los estudiantes universitarios, no dejó que la audiencia juvenil le impidiera hacer una amplia defensa del plan de salud de Obama, que recorta los gastos futuros del Medicare. Romney ha dicho que él revertiría esos costos.

“El fideicomiso de fondos del Medicare, en vez de quedarse sin dinero en el 2024, quebraría ahora en el 2016” con el plan de los republicanos, dijo Clinton. “Lo que significaría que ellos tendrían que cambiar el Medicare tal como lo conocemos… o quitarle dinero a la educación”.

Clinton se refirió a los ataques de los republicanos como a “un perro viejo y con sarna”.

La concurrencia rió. Pero el ex presidente advirtió que había que respetar a los republicanos, especialmente cuando se trataba del Medicare.

“Se salieron con la suya soltando a este perro viejo en el 2010”, dijo. “Si dejamos que vuelva a ocurrir, la culpa será nuestra”.

Y es por ello que Obama quiere que Clinton esté en el frente de combate, movilizando a demócratas e independientes: para garantizar que esta vez los demócratas no fallen. (El Nuevo Herald)

Contenido Relacionado: http://www.surflorida.com/p/fin-de-semana-lisboa-es-una-mezcla-de-sensaciones-gastronomica/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*