Los empleos varían entre quienes recogen y reciclan los deshechos acumulados durante los dos días de fiesta, los que apoyan en restaurantes y bares, personal hotelero y centenares de costureras, carpinteros y especialistas que elaboran trajes y carrozas.

Según un estudio que publicó el gobierno regional  al darse inicio oficialmente la festividad carioca, unos 250.000 puestos de trabajo indirectos son generados.

 “El carnaval de Río de Janeiro es una verdadera industria que crece cada año”, indicó el autor del informe, el superintendente de Desarrollo de Industria Cultural del estado de Río de Janeiro, Luiz Carlos Prestes Filho.

Los principales sectores que se ven favorecidos con la gran fiesta en Río de Janeiro son el turismo, el entretenimiento, la industria gráfica y editorial, el mundo audiovisual y el sector gastronómico, señaló el informe.
Rio Carnaval
Según Prestes Filho, el famoso Sambódromo, en el que desfilan todas las escuelas de samba durante el carnaval, da empleo a 1.100 personas entre restaurantes y bares, para atender a 72.500 espectadores que llenan las gradas de la avenida Marqués de Sapucaí.

Mientras, unas 80 personas son contratadas para poder recoger y reciclar los residuos y desechos que se generan en las dos noches de los desfiles.

Por su parte, las 12 escuelas del Grupo Especial que desfilan en las dos noches de carnaval emplean durante todo el año a centenares de costureras, carpinteros y especialistas para poder elaborar los detallados disfraces (entre 3.500 y 4.000 por cada una de las 13 escuelas) y las espectaculares carrozas que se usan en los desfiles.

 El estudio apunta que el gigantesco mercadillo que hay en el centro de Río de Janeiro contrata entre 3,5 y 4 por ciento más de personal durante la época de carnaval para poder atender el aumento de demanda.

Mientras, los 850.000 turistas que se calcula que llegan a Río generan una ocupación hotelera de cerca de 81 por ciento, que resulta en un aumento de las contrataciones de personal en los establecimientos para poder atender a todos los huéspedes.

El impacto de los turistas que van a Río de Janeiro a pasar el carnaval es de unos 620 millones de dólares, según la Secretaría de Turismo de Río de Janeiro.

 

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*