Capriles RandonskiEl opositor Henrique Capriles Radonski se comprometió ayer en asamblea popular con habitantes de Camatagua en el llano vebnezolano , a no “abandonarlos en sus problemas”, porque, argumentó, “yo no seré un presidente que se va a encerrar en Miraflores, viendo pasar las calamidades, sino que, así como hice de alcalde y gobernador, le voy a meter el pecho a los problemas del país”.

En un acto que dio inicio a un recorrido por los sectores del sur del estado Aragua, Capriles insistió en que no hay que esperar a que la gente pida, “hay que adelantarse, hay que anticiparse al problema”.

Acompañado del candidato unitario a la Gobernación por esa entidad, Richard Mardo, y de una multitud que le siguió en su casa por casa, el abanderado presidencial escuchó los planteamientos de los residentes de una población que se autodefinieron como “abandonados” doblemente, tanto por el gobernador actual como por el Gobierno nacional.

Más de una docena de vecinos expusieron la situación de inseguridad, del desempleo y del mal estado de la vialidad, entre otros. A todos, Capriles les advirtió que no traía soluciones mágicas, pero sí la voluntad de acompañarlos a solucionar sus problemas.

Un vecino señaló que el Ejecutivo dejó a este pueblo en el abandono, “el Presidente de la República nos ha excluido como si no fuéramos venezolanos. La inseguridad está desatada, mataron a una muchacha en la noche del sábado, en el sector El Molino, y lo más grave es que no hay policías ni patrullas”.

Otra señora señaló que en materia de salud y de empleo están en decadencia. “El hospital que hay en la zona es un ambulatorio tipo II y carece de insumos médicos. Estamos tomando agua contaminada, el Gobierno nos trata como animales”.

“Si no cambiamos la situación de violencia, nada tiene sentido. La mayor parte de los pueblos de Venezuela se siente indefensa. Algunos sienten que hay que resignarse a vivir en violencia. No hay que resignarse porque podemos estar mucho mejor”, señaló.

En tal sentido, instó al candidato de Miraflores a sacar la cuenta de cuántos venezolanos han perdido la vida como producto de la inseguridad y cuestionó que no se le dé una respuesta, aunque sea de consuelo, a sus familiares. Aseguró que el Gobierno sabe dónde y quiénes tienen las armas, pero no hace nada al respecto.

 

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*